Información Gral

Escrachan a un represor que viajaba sin custodia

El represor Julio Manuel Méndez, condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar, fue escrachado ayer luego de ser identificado por una pasajera a bordo de un colectivo que se dirigía desde la ciudad bonaerense de Tandil hacia a la ciudad de Buenos Aires y sin custodia.

Miércoles 18 de Abril de 2018

El represor Julio Manuel Méndez, condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar, fue escrachado ayer luego de ser identificado por una pasajera a bordo de un colectivo que se dirigía desde la ciudad bonaerense de Tandil hacia a la ciudad de Buenos Aires y sin custodia.

Méndez fue uno de los primeros civiles en ser condenado por este tipo de delitos, luego de que en 2012 la Justicia diera por probado que había facilitado en 1977 un inmueble para que se torturara a detenidos.

El hombre, que tiene prisión domiciliaria, fue identificado por la periodista Ivy Cángaro, quien este lunes viajaba en el mismo colectivo de larga distancia que había salido por la mañana de la localidad bonaerense y llegó al mediodía a la terminal de Retiro.

"Julio Méndez, el represor condenado por delitos de lesa humanidad, nuevamente viajando en un micro de línea a Buenos Aires, desde Tandil, sin custodia, en este momento, por la línea El Cóndor-La Estrella", denunció la mujer a través de las redes sociales. Al llegar a la Capital Federal, Cángaro fue recibida por un integrante de la agrupación Hijos., quien les contó al resto de los pasajeros la situación: inmediatamente, las personas que habían estado en el ómnibus comenzaron a perseguir al ex militar por la terminal al grito de "como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar". Méndez fue condenado el 16 de marzo de 2012 a 11 años de cárcel tras haber sido considerado partícipe necesario del secuestro y asesinato de Carlos Alberto Moreno, quien fue privado ilegalmente de su libertad la noche del 29 de abril de 1977.

En aquel momento, la víctima fue trasladada por personal militar a la ciudad de Tandil y derivado a la quinta de los hermanos Julio y Emilio Méndez, donde fue brutalmente torturado hasta que finalmente murió unos días más tarde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario