Información Gral

Escándalo sexual en un vuelo derivó en una queja de Francia a Argentina

Una pasajera denunció que tripulantes de Air France no actuaron debidamente frente a un acosador, que se masturbó a su lado. Detuvieron a la tripulación

Miércoles 15 de Noviembre de 2017

Francia pidió explicaciones a la Argentina sobre las condiciones en que fueron retenidos para interrogatorio un grupo de tripulantes de la aerolínea Air France a su llegada a Buenos Aires, a la vez que la compañía aérea declaró estar "conmocionada" por los hechos.

Aparentemente, un escándalo surgió en medio de un vuelo París-Buenos Aires el 30 de octubre pasado. Apenas arribó a Ezeiza, una pasajera argentina denunció ante la Policia de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que en el viaje debió soportar el acoso sexual de un pasajero francés que se masturbó a su lado. Y que la tripulación que debía ayudarla, lejos de hacerlo, hasta le ocultó el incidente al comandante del avión.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés, en un comunicado, se quejó de que los miembros de la tripulación fueran retenidos para interrogatorio "por la policía argentina durante siete horas", el mismo 30 de octubre, "y al día siguiente durante 11 horas por la Justicia" de nuestro país.

Según el ministerio, "no se emitió ningún cargo en su contra (de los tripulantes) y pudieron regresar a Francia después de que Air France tuviera que cancelar su vuelo Buenos Aires-París del 1 de noviembre".

Por su parte, un sindicato de aeronavegantes francés que agrupa a la tripulación, el Snpnc, describió como "espantosas" las condiciones en que se dieron las declaraciones. Según el gremio, los 14 tripulantes fueron "interrogados en condiciones que violan los derechos fundamentales" de acuerdo a la nota que colgó en su página web.

"Tras acusaciones hechas por una pasajera" que, según el sindicato francés, es la hija de "un ex viceministro de Justicia", los 14 miembros de la tripulación "vivieron 48 horas de angustia" en Buenos Aires.

El sindicato denunció además el trato que recibió el jefe de cabina, que fue "encerrado en una pieza de un metro cuadrado, sin poder sentarse, beber o comer durante varias horas".

Solicitada por la agencia noticiosa AFP, la dirección de la aerolínea Air France dijo estar "conmocionada" por los hechos.

"Francia deplora este incidente que debe ser aclarado", añadió el ministerio francés de Relaciones Exteriores. "Pide a las autoridades argentinas explicaciones sobre las condiciones en las que fueron retenidos los tripulantes", según el comunicado.

"El Consulado General de Francia en Buenos Aires pidió a las autoridades locales desde el inicio del procedimiento poder garantizar inmediatamente su misión de protección consular", precisa el comunicado.

Según el sindicato, la pasajera había pedido ser ascendida a clase ejecutiva, lo que le fue negado por falta de espacio.

Posteriormente, durante el vuelo, los auxiliares de vuelo aceptaron cambiarla de lugar, después de que se quejara "de un comportamiento inapropiado de su vecino".

La pasajera argentina en cuestión es médica e hija del ex viceministro de Justicia de la presidencia de Carlos Menem, Ricardo Klass. Declaró por única vez cuando bajó del avión e hizo la denuncia ante la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Luego amplió su testimonio en el Juzgado Federal Número 2 de Lomas de Zamora.

El pasajero, Cédric Carayón, de 30 años, fue citado ayer para presentarse ante un juez federal y negó la acusación. Se lo imputó por "exhibiciones obscenas".

La querella, a cargo del propio Klass, también cargó contra el jefe de cabina y pidió que se lo impute por "coacción o amenazas".

Sobre el trato a la tripulación, Klass dijo que todos -menos su hija, la denunciante- estuvieron en el juzgado "desde la 9 de la mañana hasta las 9 de la noche" porque el juez pidió la declaración de cada uno de los tripulantes del vuelo. La demora también se debió a que "se necesitó hacer la traducción al francés".

Klass reafirmó que desde un principio la pasajera advirtió que el francés se estaba masturbando. "Tan es así que ella se levantó de su asiento y se lo dijo a la tripulación. Después, se lo dijo en especial al jefe de cabina, quien hasta le dio una laptop para que ella hiciera una denuncia. La hizo ya en el aire".

Air France también confirmó que la pasajera realizó la denuncia desde el aire, pero que no detalló el gesto sexual.

"La tripulación del vuelo tomó con total seriedad la denuncia realizada por la pasajera por un comportamiento molesto por parte de otro pasajero y tomó inmediatamente las medidas necesarias a bordo para asegurar una continuación de su viaje en las mejores condiciones", respondió Air France a través de un comunicado.

La aerolínea gala también dijo que "la tripulación está sensibilizada sobre la necesidad de extremar los controles durante los vuelos nocturnos".

El control en esos vuelos de las cabinas y los toilettes se realizan cada 15 minutos. "La tripulación de Air France considera con la mayor seriedad toda denuncia que tenga que ver con la integridad de un pasajero y toma las medidas necesarias a bordo en función de la situación", siguen.

Pero más allá de las figuras legales, es ahí donde se enfoca la querella: en el mal manejo de la situación por parte de la tripulación.

Apenas la mujer aterrizó hizo la denuncia porque temió que la tripulación fuera quien la denunciara como "pasajera disruptiva". "La víctima de un tipo de violencia de género necesita contención. No que la revictimicen".

la nave. El avión de la compañía francesa partió de París con destino a Buenos Aires el 30 de octubre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario