Información Gral

En 20 días arranca en Paraná el juicio al cura Ilarraz, acusado de abusos

Entre 1985 y 1993 habría acosado, sometido o corrompido a medio centenar de pupilos. Sus desviaciones se supieron hasta en la Santa Sede.

Domingo 22 de Octubre de 2017

El juicio contra el sacerdote Justo José Ilarraz, ex prefecto del Seminario Arquidiocesano de Paraná acusado de abuso sexual de al menos medio centenar de pupilos de entre 10 y 14 años entre 1985 y 1993, y quién reconoció esas prácticas ante autoridades eclesiásticas, comenzará el próximo 13 de noviembre, informó la abogada querellante Rosario Romero.

Durante el proceso, que se extenderá hasta el 5 de diciembre, desfilarán 74 testigos, víctimas y peritos que prestarán testimonio a razón de ocho por día hasta el 30 de noviembre; mientras que los días 1, 4 y 5 de diciembre tendrán lugar los alegatos de la fiscalía, querellantes y el abogado defensor.

El tribunal estará integrado por los jueces Alicia Vivian, de Gualeguaychú; Edwin Bastian, de Concordia, y Darío Crespo, de Gualeguay, quienes deberán fallar en la causa cuya caratula es "promoción a la corrupción de menores agravada", que fue elevada a juicio a finales de setiembre del año pasado.

Romero dijo ayer a la prensa que entre quienes presentarán declaración se encuentran "muchos sacerdotes, instructores del sumario que se hizo en el seno de la Iglesia, ex seminaristas que conocen directa o indirectamente los hechos y los ex obispos Estanislao Esteban Karlic y Mario Maulión".

El cura Ilarraz, acusado de abusar entre 1985 y 1993 de niños y adolescentes en el seminario "Nuestra Señora del Cenáculo", fue investigado en 1995 por el entonces arzobispo de Paraná, Estanislao Karlic.

Entre las pruebas contra el presbítero hay una carta del Vaticano que revela que en una confesión realizada en 1997 ante el Tribunal Eclesiástico reconoció los abusos y además mostró arrepentimiento.

Ilarraz confesó ante la Santa Sede haber tenido "relaciones amorosas y abusivas con seminaristas menores", indicaron voceros de los tribunales que detallaron que el escrito es copia de una carta del 18 de enero de 1997.

Siete ex pupilos declararon haber sido abusados por Illaraz en el seminario de la capital entrerriana.

En otra misiva difundida en 2015, los ex seminaristas afirmaron que "muchos son los afectados que en el silencio de sus reclamos, sean por miedos propios o a semejantes, quieren y hacen fuerza para desenmascarar a esta criatura humana, corrompedora de almas de gente humilde, creyente, trabajadora".

Karlic reconoció por escrito ante la justicia que el cura admitió los abusos y que en castigo decidió enviarlo a Roma para realizar estudios, pero ocultó ante la justicia ordinaria el resultado de la investigación y lo mismo hicieron sus sucesores, Mario Maulión y Juan Puiggari.

Los abusos "fueron admitidos por el presbítero Ilarraz ante mí y de los cuales me expresó su arrepentimiento", reconoció Karlic, que también integra el colegio cardenalicio.

El ex arzobispo dijo a los jueces que en su momento no se efectuó la denuncia porque los hechos "fueron callados por los menores. Cuando los comunicaron, manifestaron vergüenza. Se respetó la voluntad de ellos y se les manifestó que dieran noticia a sus padres. Se consideró que era fundamental respetar el interés de ellos", justificó.

Sin embargo, algunas de las víctimas dijeron recientemente que en la investigación eclesiástica a la que fueron sometidas cuando eran niños debieron declarar bajo dos juramentos: "decir la verdad y no contar nada a nadie".

Todas las pruebas y testimonios se guardaron en el archivo secreto de la curia y recién salieron a la luz en 2012, cuando la justicia comenzó a tramitar la causa tras una denuncia periodística.

En abril de 2015 la sala penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos dictaminó que los delitos que se le imputan a Ilarraz no estaban prescriptos pero el defensor del cura, Juan Fornerón, acudió a la Corte Suprema de la Nación con un recurso extraordinario.

Perdón

Durante una misa el año pasado, Puiggari pidió "perdón" por los "pecados e infidelidades" cometidos por miembros de la iglesia, y manifestó que "sólo cuando se ve bien el nexo entre verdad y amor, la cruz se hace comprensible en su verdadera profundidad".

Familiares de las víctimas también acusan a monseñor Puiggari de haber ocultado el caso y de no haberlo comunicado a la justicia ordinaria a pesar de conocerlo, porque él era prefecto del seminario mayor cuando ocurrieron los hechos.

El caso de Ilarraz tuvo difusión internacional luego de ser mencionado en la película "Spotlight", ganadora de un Oscar, que narra la investigación del matutino The Boston Globe sobre casos de pedofilia en la curia, entre ellos cinco en Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario