Información Gral

Emotivo encuentro con mujeres detenidas

Francisco se convirtió ayer en el primer Papa de la historia en visitar una cárcel de mujeres y habló con algunas de las 1.400 reclusas alojadas en el Centro Penitenciario San Joaquín, quienes valoraron que el pontífice haya incluido en su agenda un diálogo con las "más marginadas y excluidas de la sociedad".

Miércoles 17 de Enero de 2018

Francisco se convirtió ayer en el primer Papa de la historia en visitar una cárcel de mujeres y habló con algunas de las 1.400 reclusas alojadas en el Centro Penitenciario San Joaquín, quienes valoraron que el pontífice haya incluido en su agenda un diálogo con las "más marginadas y excluidas de la sociedad".

Francisco tomó de las manos a varias de las reclusas, separadas del Papa por una valla de baja altura, y les dijo que su misión era las de transmitirles "la paz que necesitan para aplacar sus tormentos".

"La sociedad tiene la obligación de reinsertarlas a todas", añadió.

La agencia católica AICA informó que se trató de la primera visita que un Papa hizo en la historia a una cárcel exclusiva para mujeres.

Ya desde temprano, y a través de una vocera de la cárcel, las internas agradecieron el gesto "de acordarse de este grupo de personas, de las más marginadas y excluidas de la sociedad".

Una interna le leyó un mensaje de como vive una mujer su encarcelamiento, pidió el perdón de la sociedad y criticó que "en Chile sólo se encarcela a los pobres".

Muchas de las cientos de personas que estaban en los alrededores de la penitenciaría habían ido por la mañana a la Santa Misa realizada en el parque O Higgins.

Ayer fue feriado en Chile por lo que había mucha mas gente en las calles que el lunes. En parte, además, por la intensa agenda que llevó al Papa a recorrer otros sectores de Santiago.

"Estas mujeres sufren una triple condena, por la Justicia, la sociedad y por el hecho de estar lejos de su familia e hijos", detalló una mujer que asistió a la visita del Papa y que valoró que Francisco se haya acercado por primera vez a hablar con las reclusas.

Varias de las internas que participaron del encuentro privado estaban embarazadas y muchas otras asistieron con sus hijos.

"Estoy feliz, es una bendición que llegué acá. Poder verlo es un mensaje de amor y de paz para todo Chile", destacó una mujer que se acercó en las afueras de la cárcel sólo para ver a Francisco.

El Centro Pentenciario San Joaquín es un lugar símbolo de la sobrepoblación carcelaria, donde están privadas de su libertad más de 1.400 mujeres en un centro con capacidad para menos de 900.

Allí Francisco bendijo denarios que serán repartidos en otras cárceles y compartió una liturgia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario