Información Gral

El volcán Etna lanzó lava, humo y cenizasy obligó a cerrar un aeropuerto en Sicilia

El volcán más activo de Europa sigue provocando problemas logísticos en la isla del sur del país. El Aeropuerto de Catania cerró durante 24 horas.

Miércoles 26 de Diciembre de 2018

El Etna, el volcán más activo de Europa, sigue generando problemas logísticos en la ciudad italiana de Sicilia tras haber vuelto a la actividad hace unos días.

En el jornada de anteayer, tal fue la cantidad de lava, humo y cenizas que produjo desde sus cráteres en la primera parte del día, que el aeropuerto de la ciudad de Catania estuvo cerrado desde el lunes y a lo largo de unas 24 horas, y se reabrió sólo con la limitación de cuatro aterrizajes a la hora. Finalmente, a las 13 de anteayer, el aeropuerto siciliano estuvo completamente operativo.

El gabinete de crisis de la ciudad estableció, en torno al mediodía, el cierre total del espacio aéreo y desde las 14 a las 15 todos los vuelos con destino Catania se desviaron a otros aeropuertos cercanos como el de Palermo y el de Comiso. A partir de esa hora, se abrió una parte y los vuelos funcionaron con restricciones. Sólo se permitió la llegada de cuatro aviones cada hora, según la información que el aeropuerto publicó en sus redes sociales.

El Etna, uno de los volcanes más activos del mundo, ha entrado en erupción este lunes por la mañana, después de un centenar de temblores leves y ha escupido toneladas de lava y sedimentos acumulados en la superficie. La inmensa columna de humo y cenizas que ha dejado y que es visible desde diferentes puntos de la isla y del mar ha obligado a cerrar el aeropuerto de Catania durante al menos una hora. Por la tarde sólo aterrizaban cuatro aviones a la hora, reporta la corresponsal en Roma del diario español El País.

Los vulcanólogos esperaban esta erupción, sobre todo después de que el pasado julio el imponente volcán volviera a dar muestras de actividad. El Etna se despertó este lunes con una sacudida en torno a las nueve de la mañana y durante el día sucedieron hasta 130 réplicas, algunas de magnitudes superiores a cuatro en la escala Richter, según el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología. El epicentro se localizó a un kilómetro de profundidad de los cráteres del volcán.

El vulcanólogo Marco Neri ha explicado a los medios a primera hora de la tarde que se trata de "una situación muy dinámica que está bajo control y estudio para entender la evolución, que hasta el momento no está clara".

El volcán, de más de 3.000 metros de altitud, acostumbra a rugir varias veces al año y arroja lava y cenizas sobre la isla mediterránea. A pesar de la espectacularidad del proceso, el estado de erupción del Etna, uno de los más activos del mundo, no tiene nada de particular y, por el momento, se mantiene en la línea de su patrón de actividad. Habitualmente, la lluvia de lava y cenizas no amenaza las zonas residenciales y ni siquiera interfiere en el tráfico aéreo, aunque en esta circunstancia, y a causas de vientos desfavorables, la unidad de crisis decidió restringir por precaución el espacio aéreo.

Por el momento el Instituto Nacional de Vulcanología de Catania estudia de cerca la evolución de las últimas horas del Etna, pero desde hace 24 horas no registra temblores originados por el volcán.

Por otro parte, los expertos vulcanólogos también confirman algo que se sospechaba desde hace tiempo, y es la conexión entre la actividad del Etna y el Estrómboli, la célebre "isla-volcán" del archipiélago siciliano de las islas Eolias que aparece también en la novela "Viaje Al Centro De La Tierra", de Julio Verne.

En la noche del lunes al martes se percibieron también varios temblores en la zona. Se han registrado cerca de 150 temblores de poca intensidad desde que el lunes comenzó la erupción volcánica, el mayor fue de magnitud 4,3 en la escala Richter en la tarde de anteayer, según el Instituto Nacional de Vulcanología de Catania.

En la medianoche del lunes al martes, se han producido otros cinco temblores que han sido sentidos por la población, especialmente en la localidad de Zafferana Etnea. Precisamente en esta localidad es donde se ha percibido el último temblor importante, de magnitud 2,7 a lo largo de la mañana de anteayer.

El Etna, el más alto de Europa con sus 3.330 metros de altitud, resurge varias veces al año, aunque sin grandes consecuencias. La última gran erupción se remonta a 1992.

El Etna se encuentra situado en la parte oriental de la isla de Sicilia, entre las provincias de Messina y Catania. Según los últimos estudios, el volcán, además de activo, permanece en movimiento y la ladera sureste se desliza de forma lenta y progresiva hacia el mar, debido al peso del propio monte y en combinación con la acción de las placas en las que se sostiene en el fondo del mar.

En el pasado el volcán, sometido a constante vigilancia, ha sido responsable de diversos episodios de destrucción, como cuando en 1699 una erupción arrasó casi totalmente la ciudad de Catania.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});