Información Gral

El secuestrador de Kimey lo violó, según los estudios médicos

El hombre lo había raptado de su casa y llevado en brazos a la suya, donde lo tuvo por más de un día. Dos vecinos lo liberaron.

Sábado 29 de Diciembre de 2018

En el caso del pequeño Kimey Ferreyra (3 años), quien fue secuestrado durante más de un día por un vecino en Quilmes, se confirmaron las peores sospechas. Horacio Armando Soto, el hombre que mantuvo cautivo a Kimey, es de nacionalidad paraguaya y fue imputado por "rapto y abuso sexual con acceso carnal agravado", después de que los médicos descubrieron que el menor presentaba lesiones compatibles con una violación.

El caso quedó a cargo del la UFI 8 de Quilmes, especializada en delitos sexuales. El Juzgado de Garantías 2 de Quilmes, a cargo de Martín Nolfi, avaló la acusación tras los nuevos elementos aportados a la causa. Soto quedará detenido, por supuesto.

La mamá de Kimey, Giuliana Coronel, había hecho la denuncia por la desaparición y al día siguiente, este jueves, el chico apareció en la casa de Soto, luego de la denuncia de un vecino.

Las imágenes divulgadas de las cámaras de vigilancia fueron decisivas en identificar a Soto. En ellas se lo ve mientras lleva en brazos a Kimey. A partir del hallazgo y recuperación de Kimey y de los exámenes médicos, se corroboró la violación. Fuentes policiales confirmaron al portal Infobae que un menor de 16 años que, según la familia, era quien cuidaba Kimey en el momento de su desaparición, será indagado en calidad de testigo. El adolescente adujo que se descuidó por jugar a la Play Station. Al nene, en tanto, no se lo pudo someter todavía a la cámara Gesell para la entrevista psicológica.

Dentro de los antecedentes que tiene Soto, se supo que estuvo implicado en una causa ante la justicia Criminal y Correcional que data de 2010 y por la que tuvo que prestar declaración indagatoria. Además, en 2013 se le habían labrado contravenciones por ebriedad y alterar el orden público. El pequeño, de sólo tres años, según habían dicho fuentes policiales fue encontrado el jueves hacia las 15 en la casa de Soto, a diez cuadras de su casa. Ayer se supo que dos vecinos, que identificaron al hombre por la televisión, irrumpieron en el lugar golpearon a Soto y rescataron al menor.

El acusado es un changarín de 38 años que se dedicaba a hacer trabajos de pintura y se desempeñaba como fileteador. En un registro visual del interior de su casa se ve un comedor con algunos alimentos sobre la mesa y un dormitorio con una sola cama y un baño. Asimismo, el acusado tenía muy mala relación con sus vecinos y vivía solo. Es paraguayo, y fue empleado de empresas de seguridad hasta 2010. Sin embargo, no tiene antecedentes por delitos de índole sexual.

En una conducta que llamó la atención, Soto se apropió de Kimey, lo alzó en brazos y se lo llevó hasta su casa, a diez cuadras de distancia. Imágenes de cámaras de seguridad registraron esta acción, que por sí sola implica el delito de sustracción de menor. El violador atrajo al niño con caramelos, según algunos testimonios. En imágenes divulgadas cuando ya estaba detenido, se lo ve herido por los golpes que le propinaron los vecinos que recuperaron a Kimey.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});