Información Gral

El plástico invade los mares a una escala nunca vista

Se descubrió que una gran isla de basura flotante en el Pacífico tiene tres veces la superficie de Francia. El peligro de las partículas

Sábado 24 de Marzo de 2018

El plástico continúa avanzando sobre los océanos. La llamada Gran Mancha de Basura del Pacífico (GPGP, por sus siglas en inglés) contiene entre 4 y 16 veces más plástico del que se había calculado previamente. Investigadores de siete países estimaron en un trabajo publicado en la revista Nature que flotan entre California y Hawai unas 79.000 toneladas de plástico. El crecimiento de la isla de desechos es mucho más rápido del previsto previamente, pero es sólo una de las al menos cinco que se han descubierto en los océanos de todo el planeta. Unas mil tortugas marinas mueren cada año enredadas en esta basura marina. Además, a través de la cadena alimenticia, puede llegar a la alimentación humana.

Descubierta por el capitán Charles Moore en 1997, la Gran Mancha del Pacífico es la más conocida de las cinco grandes zonas donde las corrientes marinas concentran la basura plástica. Las otras cuatro están en el Pacífico Sur, el Atlántico Norte, el Atlántico Sur y el Indico. La isla o mancha del Pacífico norte tiene 1,6 millones de kilómetros cuadrados y se ubica entre California y Hawai. Es el equivalente a casi tres veces la superficie de Francia. Los científicos prefieren la designación de "mancha" antes que la de isla, dado que las concentraciones de plástico son variables en esa extensa área. No necesariamente se debe alcanzar el aspecto de material compacto flotante para ser considerado parte de la mancha de plástico, explican los expertos.

La investigación publicada en Nature se basa en una campaña de recolección de la basura y en imágenes aéreas. Entre julio y septiembre de 2015, dieciocho barcos echaron en esa zona del Pacífico sus redes superficiales y, en octubre de 2016, un Hércules C-130 hizo dos vuelos para tomar imágenes. El plástico es casi toda la materia estudiada: el 99,9 por ciento de los 1,13 millones de fragmentos y 668 kilos de residuos atrapados por las redes de muestreo. Tres cuartas partes del peso de la basura correspondían a objetos de más de 5 centímetros, el 46 por ciento, a redes de pesca y los fragmentos de más de medio metro eran el 53 por ciento de la masa total. Todo indica que el origen de esta materia plástica es Asia, donde hay un auge del consumo bastante poco controlado en términos ambientales por fuera de Japón. Lo mismo vale para el alto porcentaje de redes de pesca que forman parte de la basura flotante: Asia ha aumentando sustancialmente su actividad pesquera. "Las concentraciones relativamente altas de plástico oceánico en esta región se atribuyen principalmente a una conexión con fuentes importantes de plástico oceánico en Asia, a través de la Extensión de Kuroshio (una corriente marina), así como a la intensificación de la actividad pesquera en el Océano Pacífico", subraya Nature.

Los residuos más numerosos recogidos por los científicos fueron por lejos los "microplásticos" (tiene entre 0,05 y 0,5 centímetros), de los que los investigadores calculan que hay en la zona 1,8 billones de trozos. Este plástico que no se ve a simple vista puede sin embargo matar a pequeños seres marinos, o acumularse en el estómago de los más grandes. Y eventualmente, llegar al organismo de los humanos. Por suerte, el sol y los otros elementos del ambiente degradan a los plásticos, de otro modo estas islas serían aún más gigantescas. El fragmento de plástico datable más antiguo era de 1977. Es notorio que desde aquella fecha ha habido un boom mundial del consumo de plástico, en especial en el empaque de productos de consumo.

La publicación reseña que "alrededor del 60 por ciento del plástico producido es menos denso que el agua de mar. Cuando se introduce en el medio marino, el plástico flotante puede ser transportado por las corrientes superficiales y los vientos, recapturado por las costas, degradado en trozos más pequeños por la acción del sol, las variaciones de temperatura, las olas y la vida marina, o perder flotabilidad y hundirse. Sin embargo, una parte de estos plásticos flotantes se transporta mar adentro y entra en los vórtices oceánicos", grandes remolinos de las corrientes marinas.

Cantidades enormes

Cada año acaban en los océanos entre 5,3 y 19,3 millones de toneladas de plástico. Su presencia afecta a muchos animales , incluidos los corales. En mayo del año pasado, un estudio informaba de que a la isla Henderson, en las Pitcairn, en el Pacífico sur, habían llegado 37,7 millones de fragmentos de plástico. Las Pitcairn están más de 5.000 kilómetros de un lugar habitado. "No hay escapatoria para la contaminación por plástico incluso en los lugares más distantes del océano", lamentó la directora del estudio, Jennifer Lavers, del Instituto de Estudios Marinos de la Universidad de Tasmania.

La producción mundial de plástico es de unos 320 millones de toneladas anuales y en la última década se ha fabricado más que en toda la historia anterior, destaca Laurent Lebreton, de The Ocean Cleanup Foundation. Los autores advierten que se recicla e incinera una mínima parte del plástico, mientras que la mayoría va a parar al medio ambiente.

Al menos mil tortugas marinas mueren al año por esta basura, que puede ingerirse a

través de los alimentos

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario