Información Gral

El Papa Francisco reiteró que abortar equivale a "contratar a un sicario"

Durante una conferencia en el Vaticano, cuestionó además las decisiones de interrumpir el embarazo basadas en los exámenes prenatales.

Domingo 26 de Mayo de 2019

El Papa Francisco reiteró ayer su firme rechazo al aborto y dijo que es algo que nunca se puede condonar, ni siquiera cuando el feto está gravemente enfermo o deformado. Y exhortó a médicos y sacerdotes a dar apoyo a las familias para llevar esos embarazos a término.

Durante una audiencia con participantes de una conferencia contra el aborto auspiciada por el Vaticano, Francisco dijo que la oposición al aborto no es un asunto religioso sino humano: "¿Es lícito deshacerse de una vida para resolver un problema? ¿Es lícito contratar a un sicario para resolver un problema?", se preguntó.

Francisco denunció las decisiones de abortar basadas en los exámenes prenatales, ya que un ser humano "nunca es incompatible con la vida". "La vida humana es sagrada e inviolable y la utilización del diagnóstico prenatal con fines selectivos debe ser desalentado porque es la expresión de una mentalidad eugenésica inhumana, que priva a las familias de la posibilidad de acoger, abrazar y amar a sus hijos más débiles", remarcó.

Francisco indicó que "el aborto nunca es la respuesta que buscan las mujeres y las familias" y lamentó que sea "el miedo a la enfermedad y la soledad lo que hace dudar a los padres".

El Papa reconoció que "las modernas técnicas de diagnóstico prenatal son capaces de descubrir desde las primeras semanas la presencia de malformaciones y patologías", pero advirtió de que "la evolución de cada enfermedad es siempre subjetiva y ni siquiera los médicos saben a menudo cómo se manifestará en cada individuo".

Incluso los bebés destinados a morir al nacer o poco después merecen tratamiento en el seno materno, dijo Francisco. Opinó que "los niños, desde el vientre materno" son "pequeños pacientes, que a menudo pueden curarse con intervenciones farmacológicas, quirúrgicas y asistenciales extraordinarias".

Y argumentó que son capaces de "reducir la terrible brecha entre las posibilidades diagnósticas y terapéuticas, que durante años ha sido una de las causas del aborto voluntario y del abandono de la atención al nacer de muchos niños con enfermedades graves".

En este caso, los cuidados no son un gasto sino que ayudan a "los padres a preparar su duelo y a percibirlo no sólo como una pérdida sino como una etapa. Este niño permanecerá en sus vida para siempre, y habrán podido amarlo", insistió.

"Cuidar a estos niños ayuda a sus padres en medio de su dolor, para que piensen en ello no solo como una pérdida sino como un paso en un camino que han emprendido juntos", aseguró el Papa argentino.

El Papa consideró que los avances en la medicina hacen "indispensable que los médicos tengan muy claro no solo el objetivo de la curación, sino también el valor sagrado de la vida humana, cuya protección sigue siendo el objetivo final de la práctica médica".

"La profesión médica es una misión, una vocación a la vida, y es importante que los médicos sean conscientes de que ellos mismos son un don para las familias que se les confían", agregó.

Sin embargo, lamentó que, en la cultura dominante de hoy, el diagnóstico prenatal no se promueve con ese enfoque, sino con fines selectivos.

En ese sentido, recordó la enseñanza de la Iglesia: "La vida humana es sagrada e inviolable y el uso del diagnóstico prenatal con fines selectivos debe ser desalentado, porque es la expresión de una mentalidad eugénica inhumana, que sustrae a las familias la posibilidad de aceptar, abrazar y amar a sus hijos más débiles".

Asimismo, hizo hincapié en que el rechazo del aborto "no tiene nada que ver con la fe". "Es un problema humano. Es un problema pre-religioso".

"El aborto nunca es la respuesta que buscan las mujeres y las familias", insistió. "Más bien, es el miedo a la enfermedad y la soledad lo que hace que los padres vacilen. Las dificultades prácticas, humanas y espirituales son innegables, pero precisamente por esta razón son urgentes y necesarias acciones pastorales más incisivas para sostener a los que tendrán hijos enfermos".

Es decir, "es necesario crear espacios, lugares y ‘redes de amor' a los que las parejas puedan recurrir, así como dedicar tiempo a acompañar a estas familias".

El Papa ya se había pronunciado antes muchas veces en términos muy duros y a veces controversiales en contra de la interrupción.En junio del año pasado, llegó a comparar el aborto con las prácticas usadas por el nazismo: interrumpir el embarazo es "lo mismo que hacían los nazis para cuidar la raza pero con guantes blancos", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});