Información Gral

El convento de Nogoyá de Carmelitas era un "infierno", dijo una monja

Lo aeguró la religiosa Roxana Peña, una de las víctimas en el juicio a la ex superiora ¨Luisa Toledo.

Viernes 14 de Junio de 2019

La religiosa Roxana Peña, una de las víctimas en el juicio a la ex superiora del convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá, Luisa Toledo, acusada de privación ilegítima de la libertad y reducción a la servidumbre, dijo hoy que lo vivido allí era “el mismo infierno”.

    Toledo —acusada de privación ilegítima de la libertad y reducción a la servidumbre— “no las dejaba salir, las obligaba a golpearse con látigos, usar cilicios y mordazas, y las encerraba por semanas a pan y agua, en un tratamiento inhumano e indigno constante”, dijo el fiscal en el juicio, Jorge Gamal Taleb.

    En diálogo con Télam, explicó que Peña declaró ayer durante tres horas y señaló que había intentado “irse en 2015, pero recién pudo escapar del convento en 2016 y acreditó todo lo denunciado”.

    La religiosa sufrió “una constante mortificación psicológica, y castigos por cada acto cotidiano con autoflagelamiento”, como “romper un vaso, con siete días de encierro.

    Era un régimen muy cerrado, eso que se hizo no se ve en ninguna cárcel ni en ningún ejército”, sostuvo Gamal Taleb.

    La monja “dijo seis o siete veces que lo que vivió fue el mismo infierno, porque (Toledo) las encerraba más de una semana con pan y agua, no las dejaba salir del convento, y las obligaba a golpearse con látigos y usar cilicios y mordazas”, detalló. Ella “pidió el traslado, le dijeron que no se lo iban a dar, luego en 2015 intentó irse pero le pedían hacer una nota formal, que realizó, pero tras un mes la imputada le dijo que no la iba a enviar”, agregó el fiscal a Télam.

    A partir de allí “comenzó con la idea de escaparse, estudiando los movimientos del convento porque pensó que iba a terminar matándose, y logró salir en 2016 tras recibir la ayudar del jardinero”, que le dejó la puerta abierta.

    Los dichos de Peña confirmaron la declaración de la otra víctima, Silvia Albarenque, quien el martes pasado afirmó estar “destruida psicológicamente por los maltratos” que vivió en el convento.

    El fiscal consideró que con las declaraciones “quedó muy claro que ni la constitución más rígida prevé la posibilidad de mortificación corporal, que aparece en la constitución del siglo XV, y eliminada en el Concilio Vaticano II”, a mediados de los años 60.

    “Según las víctimas la imputada quería volver al siglo XV, con autoflagelos por más tiempos y en situaciones prohibidas hasta en la constitución más rígida”, añadió.

    Durante las primeras tres audiencias del juicio declararon 12 testigos, entre curas, amigos y familiares, y se esperan otros cuatro testimonios el próximo martes de psicólogos, policías y ex carmelitas.

    La acusada ex superiora se presentó el primer día y no concurrió al resto de las audiencias. Entregó certificados por problema de salud.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario