Información Gral

El comercio de frontera con Uruguay recibe los beneficios hace semanas

En medio de un escenario de caída de la actividad económica en casi todo el país, el comercio de frontera, el turismo receptivo y ciertas economías regionales podrían ilusionarse con el inicio de una "época dorada".

Domingo 16 de Septiembre de 2018

En medio de un escenario de caída de la actividad económica en casi todo el país, el comercio de frontera, el turismo receptivo y ciertas economías regionales podrían ilusionarse con el inicio de una "época dorada".

La economía, en cierta medida, es un juego de suma cero donde la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros.

Desde el fin de semana pasado se conoce, a través de estadísticas aduaneras, que miles de ciudadanos uruguayos también cruzan en masa a nuestro país para cargar combustible y comprar mercadería.

Las autoridades uruguayas establecieron un límite de cinco kilos de productos por viajero para pasar por la aduana. Pero la norma no asustó a los consumidores, que encuentran en las ciudades fronterizas precios hasta un 50 por ciento más baratos.

Estaciones de servicio argentinas cercanas al paso fronterizo Colón-Paysandú multiplicaron sus ventas los últimos días.

"Cargar en Colón es más barato. Bajó la nafta en nuestro país pero el diésel sigue al mismo precio. Yo ahorro $10 por litro", declaró una mujer uruguaya a los medios. Otro hombre, a bordo de su moto, aseguró que "con la misma plata cargo casi el doble de combustible".

El tour de compras no se limita a las estaciones. Muchos aprovechan además ir a los supermercados. En una tarde normal, puede llegar a haber hasta 80 autos uruguayos estacionados en el estacionamiento de un centro comercial de Colón, según contaron sus propios dueños. Y el fenómeno tiene explicación: en Argentina se consigue un paquete de fideos por 17 pesos uruguayos mientras que el precio en Uruguay es $50. Otro ejemplo es el azúcar, que cuesta $20 contra los $40 que sale en el país vecino. Los productos de limpieza, las galletitas y el pan es lo que más compran.

El presidente del Centro Comercial de Paysandú, Jorge Ledesma, estimó que son cuatro millones de dólares los que se pierden en ventas por mes de aquel lado del río. "Es angustiante", exclamó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario