Información Gral

El caso de los curas pedófilos arruina el cierre de la gira del Papa por Chile

La polémica estalló en Iquique, donde el Pontífice dio su tercera y última misa. Defendió a un obispo que habría encubierto esos delitos

Viernes 19 de Enero de 2018

Terminó ayer la visita del Papa Francisco a Chile, en medio de una fuerte polémica por los casos de pedofilia cometidos por sacerdotes y una misa de campaña en el norte del país con escasa asistencia. El Papa viajó luego a Perú. El tema de la inmigración, eje de la misa en la norteña Iquique, quedó totalmente eclipsado por el escándalo del obispo de Osorno, Juan Barros, defendido ayer nuevamente por el Papa en tono áspero y frontal. "Son calumnias, ¿está claro?", afirmó el Pontífice al llegar a Iquique. La reacción de las víctimas de sacerdotes pedófilos fue inmediata y durísima. Una conferencia de prensa de varias víctimas del sacerdote Karadima, el caso más emblemático de los alrededor de 80 de abusos por sacerdotes, respondió a las afirmaciones de Bergoglio y lo dejó mal parado ante la opinión pública chilena, ya de por sí bastante distante y crítica del Papa argentino. Fue un opaco cierre de la gira, entre la poca asistencia a Iquique y la reabierta herida de los abusos de menores, que el Papa se había propuesto cerrar con su viaje. Logró todo lo contrario. Poco después el Papa viajó desde Iquique a Perú (ver pág. 25), donde lo espera otro escándalo de pedofilia.

En su última misa, en una playa del Pacífico en el norte de Chile, ante apenas unas 50.000 personas, el Papa habló de un tema emblemático de su pontificado: la defensa de los migrantes (ver aparte).

Durante su visita a Chile, destinada en buena medida a restañar las heridas de una Iglesia chilena muy desacreditada por su silencio ante los 80 escándalos de abusos sexuales del clero, el Papa multiplicó sus declaraciones de contrición y pedido de perdón. Así lo hizo desde su llegada, lo que pareció mejorar el clima de su recepción. Pero ayer cometió un verdadero desliz discursivo y coronó de la peor manera su gira, al defender a un obispo acusado de encubrirlos. "No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia ¿está claro?", contestó molesto el Papa a periodistas chilenos que le preguntaron a su llegada a Iquique por qué no apartaba al obispo de Osorno, Juan Barros. Nombrado en enero del 2015 por el Papa, Barros es acusado por las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, el caso más emblemático de los abusos del clero en Chile contra menores, y que fue condenado por el Vaticano en 2011 por pederastia.

"¿Está claro?"

"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia ¿está claro?", dijo Francisco, en tono molesto. Las declaraciones de Bergoglio rápidamente se difundieron en los medios chilenos y causaron estupor.

Irritó además, y mucho, la presencia de Barros en las principales actividades de Francisco. Ayer estuvo en Iquique. "El Santo Padre ha sido siempre conmigo muy cariñoso", dijo Barros al llegar a Iquique, tal como hizo el martes en Santiago y el miércoles en Temuco. Es decir, fue invitado a las tres actividades principales del Papa. "Fueron mensajes muy lindos, de apoyo y cariño. Tuvo palabras de ánimo", graficó Barros a la prensa local sobre el respaldo papal. El Papa declaró el martes su "dolor y vergüenza" por los casos de abusos sexuales en Chile, que desde el año 2000 involucran a unos 80 sacerdotes. Pero ayer arruinó sus pedidos de perdón y sus gestos al recibir a víctimas de los curas pedófilos.

Inmediata reacción

"Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o foto mientras Karadima me abusaba a mi o a otros con Juan Barros parado al lado viéndolo todo!", replicó en Twitter Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del sacerdote y líder de los denunciantes. "Estas personas desde arriba están locos y @Pontifex—es (dirección en Twiter del Papa) habla de reparación a las víctimas. Seguimos igual y su perdón sigue siendo vacío", agregó Cruz. La reacción no se quedó ahí y las víctimas de Karadima realizaron una conferencia de prensa. Allí, José Andrés Murillo, James Hamilton y Juan Carlos Cruz, todos víctimas de Karadima, calificaron como "ofensivas" las declaraciones del Papa en respaldo al obispo Barros. La conferencia de prensa comenzó con José Andrés Murillo, quien respondió a la frase del Papa: "Calumnia es la imputación de un hecho falso. Esto es grave y no podemos aceptarlo. El obispo Barros formó por casi 40 años parte del círculo íntimo del sacerdote Karadima. Nadie ha desmentido la participación de Barros en dicho círculo, ni siquiera él", aseguró Murillo. Agregó que ellos denunciaron en innumerables ocasiones la presencia de Barros en los abusos cometidos por Karadima y que en la causa judicial se sabe que los miembros de la comunidad de Karadima conocían de los abusos. Barros, miembro de esa comunidad, "jamás denunció a Karadima". Juan Carlos Cruz también relató que en los años 80 un grupo de fieles envío una carta al cardenal Juan Francisco Fresno denunciando los abusos de Karadima y que Barros, secretario personal de Fresno, destruyó esa carta. Cruz agregó que que una vez que se hicieron públicas sus denuncias contra Karadima, el hoy obispo de Osorno viajó al Vaticano para reunirse con Luis Ladaria Ferrer, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe en ese momento, para intentar blindar a Karadima y desacreditarlos a ellos. Por último, otra víctima, James Hamilton, sostuvo que los antecedentes descritos y los dichos del Papa son "de extrema gravedad" y "revelan un rostro desconocido del Pontífice". "Lo que ha hecho el Papa hoy es ofensivo y doloroso y no sólo contra nosotros, sino para todos quienes luchan por terminar con contextos abusivos", sostuvo. Estas declaraciones, transmitidas en vivo por la televisión, causaron fuerte impacto y evidenciaron que si el Papa viajó a Chile con el objetivo de cerrar heridas en este tema, logró precisamente lo contrario.

Este mal clima y la fallida intención del Pontífice de cerrar la herida abierta en la sociedad chilena por los curas pedófilos fue ampliamente reflejado por los medios chilenos. El portal del diario La Tercera, por ejemplo, titulaba ayer a la tarde "Papa deja Chile tras gira marcada por defensa a Barros y baja asistencia a eventos".

poca gente. El Papa llega al lugar elegido en las afueras de Iquique para dar su misa de campaña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario