Información Gral

El asistente de voz Alexa de Amazon, "testigo" en un crimen

La policía de Florida cree que podría haber una "cibertestigo". La cuestión es hacerla "hablar".

Sábado 02 de Noviembre de 2019

La policía de Florida cree que podría haber una “cibertestigo” de un homicidio. La cuestión es hacerla “hablar”. Los agentes de la ciudad de Hallandale Beach descubrieron que un dispositivo Amazon Echo estaba en la casa donde una mujer fue asesinada en julio. La asistente de inteligencia artificial Alexa, que viene en todos los equipos de Amazon, podría haber registrado una conversación que sea clave para aclarar el caso.

   El dispositivo Alexa podría haber escuchado y grabado algo más que una orden de compras en la vivienda de Silvia Galva y su novio, Adam Reechard Crespo en Hallandale Beach, según informa el diario local The Sun Sentinel. Galva falleció al ser atravesada a la altura del pecho por un arpón. Crespo declaró que la muerte fue “accidental”. Fue imputado de homicidio doloso y puesto en libertad tras pagar una fianza de 65.000 dolares. Las autoridades agregaron que Amazon entregó varias grabaciones, pero ni la compañía, la policía o la fiscalía informaron su contenido.

   Alexa, la asistente virtual de voz de Amazon, podría ser quien comprometa a Crespo en la extraña y violenta muerte de su pareja en Hallandale Beach. La policía de esta localidad playera piensa que los dos dispositivos Echo que Silvia Galva, de 32 años, tenía en su casa pueden haber escuchado y grabado algunas de las palabras proferidas antes de su muerte, de la que está acusado su novio Crespo, de 43 años.

   Según el Sun Sentinel, Crespo le dijo a la policía que el día de la muerte de ella ambos estaban discutiendo cuando su novia tomó una lanza o arpón que había en la casa. Según su propio relato, Crespo le dio la espalda, y cuando volvió a mirarla vio que Galva tenía el arma clavada en el pecho. Se la sacó porque pensó que la herida no era tan profunda.

   La policía pidió a Amazon las grabaciones de los dos dispositivos Echo de la casa de Galva y la compañía se las hizo llegar, pero, según dijo un portavoz policial al diario, aún no han terminado de analizarlas. Los dispositivos Echo y Echo Dot están alerta permanentemente a la espera de oír la palabra “Alexa”, pero solo escuchan y graban a partir de esa palabra “despertadora”, según explicó un portavoz de Amazon. Nada es almacenado en la nube si no hay “Alexa” u otra palabra escogida como activador por los usuarios, dijo el portavoz de Amazon Leigh Nakanishi.

   Más allá de cómo siga el caso, el hecho de que Alexa sea considerado fuente de posibles pruebas en un caso de homicidio es revelador del papel creciente que tienen las nuevas tecnologías digitales en la vida diaria, incluido su lado más oscuro, el de los crímenes. A diferencia de un grabador, los dispositivos de inteligencia artificial interactúan con los humanos y pueden preguntar por el estado de ánimo y problemas laborales de sus dueños, por ejemplo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario