Información Gral

Diputados debatirá desde el 10 de abril el proyecto del aborto legal

El plenario de comisiones acordó que cada diputado podrá llevar hasta cuatro expositores, a los que escucharán durante siete minutos a cada uno

Miércoles 21 de Marzo de 2018

El plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que analizará los proyectos sobre la despenalización del aborto fijó ayer un cronograma de trabajo que se iniciará el martes 10 de abril con el objetivo de emitir dictamen entre fines de mayo y principios de junio.

Así lo detalló el macrista Daniel Lipovetzki (PRO), presidente de la comisión de Legislación General, cabecera en el tratamiento del tema, al precisar los principales aspectos del cronograma a seguir.

La reunión se realizó sin sobresaltos debido al fuerte operativo de seguridad dispuesto para restringir el acceso a la sala donde concurrieron los más de 100 diputados que integran las cuatro comisiones.

Como contracara, en las inmediaciones del Palacio Legislativo, manifestantes a favor del aborto legal cortaron la avenida Rivadavia y realizaron un acto en el que expusieron diferentes argumentos de respaldo a la iniciativa.

En el plenario de comisiones, Lipovetzki fue el encargado de leer el cronograma, acordado previamente con la mayoría de los bloques parlamentarios, y con las presidentas de las otras comisiones: Carmen Polledo (PRO), de Salud; Alejandra Martínez (UCR), de Familia, y Gabriela Burgos (UCR), de Legislación Penal.

De lo acordado surgió que cada diputado nacional podrá proponer hasta cuatro expositores ante el plenario de comisiones, que se reunirá para escucharlos desde el martes 10 de abril, durante todos los jueves y martes subsiguientes.

Teniendo en cuenta que los diputados son 256 (Julio De Vido está suspendido), el total de expositores arroja un máximo de 1024, aunque desde las presidencias de las comisiones que conforman el plenario confían en poder bajar ese número a 800.

Cada expositor tendrá siete minutos para realizar su presentación, las jornadas se realizarán desde las 9.30 hasta las 18 y "la idea es no repetir representantes de un mismo sector u organización", aclaró Lipovetzki.

Las reuniones se realizarán en la sala del Anexo C (la más grande de las dispuestas para comisiones), y además podrán ser seguidas por el circuito cerrado desde el auditorio del Anexo A.

"Esperamos que se de un debate profundo, respetuoso, que sirva para tener información, para escuchar todas las voces con un debate de trabajo intenso durante varias semanas", remarcó el diputado macrista.

Respecto a los tiempos, confió en que "a fines de mayo puedan estar terminando los expositores, para poder ver si acordamos los dictámenes".

La ronda de consultas fue abierta por la diputada Araceli Ferreyra (Movimiento Evita) y advirtió sobre la posibilidad de que una reforma al Código Penal pueda modificar cuestiones que se debaten en este proyecto, así como un cambio en la ley de cultos podría avanzar sobre el tema de la objeción de conciencia.

La representante de izquierda Natalia González pidió "tratar el tema con más rapidez, porque cada día que pasa hay mujeres que se debaten entre la vida y la muerte. Un debate de tan largo plazo atenta sobre una definición urgente".

Lipovetzki le respondió que "dos meses no son tantos ante un proyecto que ni siquiera estuvo en discusión durante los últimos 14 años". Ante el murmullo que se escuchó en la sala mientras la diputada de la izquierda hacía su planteo, la massista Cecilia Moreau pidió "dar un ejemplo como dirigentes y no convertir las reuniones en un circo romano".

Por su parte, el tucumano José Cano (UCR) pidió que las comisiones visiten al menos seis regiones del país "para llevar el debate" a esos lugares, alternativa que ya había sido sugerida por las autoridades de las comisiones y cuyo formato se utilizó hace algunos años durante el debate del proyecto de reforma del Código Civil.

Una de las notas salientes de la jornada fue la ausencia al plenario de los diputados de la Coalición Cívica, que actuaron en sintonía con el pedido de la líder de ese espacio, Elisa Carrió, para que se prorrogue el tratamiento hasta después de Semana Santa.

En una carta que por la mañana le envió a Lipovetzky, Carrió señaló: "Daremos el debate sobre este proyecto de ley y brindaremos nuestras razones en el momento en el que haya que darlo, tenemos todo el año para hacerlo, pero empezar a tratarlo esta semana parecería una violación a los principios de tolerancia y pluralidad que exige un Estado democrático".

En este sentido, dijo que actualmente se está transitando "un tiempo sagrado para muchos argentinos" y afirmó no querer que "el inoportuno tratamiento de este tema tan sensible se convierta en un agravio para millones de judíos y cristianos".

El debate sobre la despenalización del aborto quedó habilitado cuando, en una reunión con los jefes parlamentarios del bloque oficialista Cambiemos, antes del inicio de las sesiones ordinarias del 1º de marzo, el presidente Mauricio Macri dio luz verde al tratamiento de este asunto.

Luego, y en su mensaje ante la Asamblea Legislativa, Macri aseguró que veía "con agrado que el Congreso lo tenga en su agenda este año", al tiempo que reiteró que su postura es "a favor de la vida", pero se expresó "a favor de los debates maduros" sobre el tema.

En la mesa de trabajo de las comisiones, más allá del proyecto del colectivo Campaña por el Aborto legal, seguro y gratuito, que cosechó 71 firmas de diputados de diferente extracción política, hay otras tres iniciativas presentadas por los macristas Sergio Wisky y Marcelo Wechsler y el kirchnerista Daniel Filmus, con matices sobre el primero de los textos.

También están en la mesa de debate una iniciativa del democristiano cordobés Juan Brugge, que se opone a la legislación de la interrupción voluntaria del embarazo, así como otras dos propuestas para convocar a una consulta popular, una impulsada por la diputada de Compromiso Federal de San Luis Ivana Bianchi y otra del diputado macrista Gastón Roma.

Timbreos en el país contra la despenalización

Con timbreos en todo el país y reuniones con "legisladores indecisos", el frente de organizaciones Unidad Provida lanzará una campaña contra de la despenalización del aborto por considerar que el proyecto de ley que se comenzó a debatir ayer en el Congreso es sólo "un parche" para el problema de la mortalidad materna.

"Queremos superar el debate aborto sí, aborto no. El problema de fondo son las causas de mortalidad materna y este proyecto no las soluciona, es sólo un parche", dijo ayerSantiago Santurio, secretario de la asociación Frente Joven, que presentó a los medios la campaña que realizará Unidad Provida en contra de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Unidad Provida es una nueva red que reúne a "más de 70 organizaciones" de Argentina y que hace tres semanas trabaja en un "plan de acción" que incluye "timbreos a lo largo y ancho del país y reuniones con diputados nacionales para evitar que se apruebe el proyecto de ley de despenalización del aborto", informó Leandro Flocco, presidente de Frente Joven, quien también participó ayer de la presentación a la prensa.

"Vamos a trabajar en la incidencia política. Hicimos un mapeo político y encontramos que hoy son 106 los diputados que están en contra, 99 los que están a favor y que hay una masa crítica de 45 ó 46 indecisos. A esos los vamos a abordar. Queremos mostrarles que lo políticamente correcto es promover la vida, tanto de la mujer como del niño por nacer", afirmó Flocco. El "mapeo político" está disponible en la plataforma www.unidadprovida.org lanzada ayer por el Frente Joven y se actualizará todos los días. Desde ese sitio web cualquier persona podrá tuitear directamente a los diputados indecisos para hacerles llegar su argumento en contra de la IVE.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario