Información Gral

Denunciaron por abusos a un cura chileno en un colegio católico porteño

Trascendió que las autoridades del instituto lo excluyeron y que viajó hacia Santa Fe.

Sábado 17 de Agosto de 2019

Un alumno de 18 años de un colegio católico del barrio porteño de Liniers denunció ante la Justicia que fue abusado delante de sus compañeros cuando cocinaban para un evento solidario por el cura chileno Nelson Pérez Jerez, quien tiene antecedentes por el mismo delito en Chile, y tras el hecho fue trasladado a la ciudad de Santa Fe.

La comisaría 9B de la Policía de la Ciudad recibió el miércoles un oficio judicial para notificar la prohibición de contacto entre el sacerdote denunciado y el adolescente, además de su exclusión de la Parroquia Tránsito de San José de Liniers y del Instituto San José, ubicado en la Avenida Emilio Castro al 6300.

Ese mismo día, personal policial concurrió al establecimiento escolar, donde el representante legal del Colegio les comunicó que el religioso había sido trasladado el lunes 12 de agosto a una parroquia de la provincia de Santa Fe, a pedido de la Congregación De los Siervos de la Caridad, a la que pertenece el cura denunciado.

Familiares de la víctima, junto a un grupo de padres, se convocaron ayer a la mañana en la puerta de la escuela para denunciar ante la prensa la situación de el sacerdote, y acusaron a otros dos curas por encubrimiento, tras lo cual se reunieron con autoridades de la escuela.

La protesta fue acompañada con carteles pegados en el frente de la parroquia Tránsito San José de Liniers -lindera al instituto católico- que decían "curas pedófilos encubridores", "qué valores nos están enseñando".

Escrache

"Queremos que estos tres curas pedófilos, Nelson Pérez Jerez, actor del abuso, y los dos encubridores, el capellán Arull y Eladio Adorno, a cargo de la Parroquia, estén fuera de la institución y que no tengan contacto con ningún chico", dijo a Télam tras la protesta el padre del adolescente que denunció el abuso.

El hombre agregó que Arull "estuvo presente esa noche y minimizó lo sucedido. Dejó a los chicos con Jerez y Eladio Adorno, se enteró del hecho y trató de encubrirlo".

Señaló también que su hijo se encuentra "en shock" pero no quiere irse de la escuela porque le quedan unos meses para terminar el secundario.

"Es el mejor promedio del colegio y está a cargo del grupo misionero con el que la escuela hace publicidad de sus obras de caridad", explicó a Télam.

Pérez Jerez contaba con antecedentes de denuncias por abusos en Chile, donde fue director del Hogar San Ricardo de Santiago de Chile, que pertenece a la Fundación Obra Don Guanella, entre 1993 y 2013.

Un comunicado del pasado 2 de agosto de esa institución chilena denunció que Pérez Jerez "habría cometido presunto abuso sexual en contra de menores residentes en el hogar y habría conocido irregularidades en actas de defunción de algunos menores".

El hogar aloja a 141 residentes, quienes son derivados de tribunales de familia por situación de abandono y vulnerabilidad, y está ubicado en la comuna de Batuco, al norte de la ciudad de Santiago.

"La congregación de los Siervos de la Caridad activó los protocolos y el director del Hogar San Ricardo, Padre Jorge Poblete, denunció los hechos en la Fiscalía", indicó ese comunicado.

Detalle

Según relató a Crónica el alumno denunciante, el abuso ocurrió el sábado 13 de julio pasado cuando el grupo misionero del Instituto cocinaba empanadas en la Parroquia para venderlas y recaudar fondos para una misión solidaria.

"El sacerdote Arull nos recibió en el Instituto y cocinamos hasta altas horas de la noche porque no alcanzamos a hacer las 500 empanadas", dijo, y agregó que "el padre Nelson Jerez bajó de su habitación en un estado alcohólico intenso y comenzó a hacer chistes".

"Les dijo en ‘broma' a las chicas que iban al grupo misionero para estar conmigo porque era un pibe lindo y después los toqueteaba (el pelo, los hombros) y se acercaba a mí y me hablaba", relató el adolescente.

La víctima contó que el sacerdote "se acercó con risas y me agarró fuertemente del culo. Mis compañeros del grupo lo vieron, yo estaba muy nervioso y me quería ir, porque me sentía muy mal".

La denuncia fue radicada en el juzgado Nacional en los Criminal y Correccional 63, y la investigación quedó en manos de la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 1, a cargo de Estela Andrades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario