Información Gral

Denuncian "graves" consecuencias por la explotación minera en La Rioja

Organizaciones sociales de La Rioja  denunciaron las “graves” consecuencias que la explotación minera está teniendo en la producción agrícola y la salud de pobladores del  sur provincial, al tiempo que el gobierno destacó que la compañía  que explota el yacimiento donó maquinarias e hizo  otros aportes económicos a la comunidad.

Martes 13 de Abril de 2010

Organizaciones sociales de La Rioja  denunciaron las “graves” consecuencias que la explotación minera está teniendo en la producción agrícola y la salud de pobladores del  sur provincial, al tiempo que el gobierno destacó que la compañía  que explota el yacimiento donó maquinarias e hizo  otros aportes económicos a la comunidad.

Marcela Crabbe, vocera de las Asambleas Ciudadanas por la Vida  de esta provincia, relató hoy que durante el Tercer Encuentro de  los Pueblos Libres realizado en Famatina, La Rioja, el pasado fin de semana, se denunciaron hechos “graves” de contaminación por parte de delegaciones de las zonas riojanas de Chilecito, Famatina y  Guandacol; de Belén y Santamaría en Catamarca y de Copiapó, en  Chile.

Crabbe aseguró, en declaraciones a FM América de esta capital,  que el encuentro “fue muy conmovedor” porque los productores  dieron cuenta de las consecuencias negativas para sus cosechas, como  por ejemplo el “pobre desarrollo” de las frutas.

La dirigente mencionó que “el polvo en suspensión de la mina  se pega sobre las plantas y las ahoga”, según relataron vecinos de  Guandacol, una localidad de La Rioja que linda con la mina  Gualcamayo, ubicada en territorio sanjuanino.

En Guandacol, agregó Crabbe, “cambió el clima, hay  enfermedades respiratorias y un polvo como resina en suspensión”.

Por otra parte, se quejó del accionar del secretario de  Minería de la provincia, Oscar Lehz, quien actúa, dijo, como “un provocador permanente”, a la vez que afirmó que vecinos de las zonas  mineras han recibido “amenazas telefónicas”.

Mientras tanto, la empresa Minas Argentinas entregó a  representantes de la comunidad diaguita Co-Hin-Gua, del oeste  provincial, un par de máquinas para fabricar productos textiles e  inauguraron, junto a Lehz, las refacciones del salón parroquial  de la iglesia de Guandacol, que financió la minera.

Ada “Quicha” Campillay, cacique de esa comunidad originaria,  se mostró satisfecha por el aporte hecho por la empresa, pero  reconoció que “hasta el momento” eran “sólo cuatro personas” las  beneficiadas con las máquinas aportadas por la empresa y admitió que lo consideran un punto de partida.

La comunidad recibió una máquina de coser y otra de overlok  que les permite producir ropa de cama.

Lehz también destacó los aportes de la empresa minera que  explota Gualcamayo y dijo que “estamos muy satisfechos” como  gobierno.

Dijo que acciones como ésta “hacen al desarrollo sustentable  de la actividad minera con las comunidades adyacentes a los  yacimientos” y trabaja “mancomunadamente” con los pueblos  cercanos.

Además, el funcionario comprometió capacitación para los  lugareños para la producción y el turismo. (DyN) 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario