Información Gral

Denuncia que el comisario muerto lo extorsionó

En tanto, el dueño de una remisería de la localidad bonaerense de Villa Domínico dijo ayer que el comisario muerto en el tiroteo entre policías ocurrido el viernes en Avellaneda lo había extorsionado el mes pasado para no clausurar su local.

Martes 02 de Abril de 2019

En tanto, el dueño de una remisería de la localidad bonaerense de Villa Domínico dijo ayer que el comisario muerto en el tiroteo entre policías ocurrido el viernes en Avellaneda lo había extorsionado el mes pasado para no clausurar su local.

El comerciante, de nombre Daniel, declaró ayer a C5N que reconoció al fallecido comisario Hernán David Martín, de 43 años, como quien encabezó la maniobra junto al policía Eduardo Angel Franicevich, quien permanece detenido por el enfrentamiento.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la fiscal a cargo de la causa por el tiroteo, María Soledad Garibaldi, de Avellaneda, no tiene radicada una denuncia formal sobre lo relatado por dicho comerciante aunque aclararon que van a investigar si se realizó en alguna otra dependencia de la zona.

Según Daniel, la extorsión en su contra ocurrió "hace aproximadamente un mes" cuando la recepcionista de su agencia lo llamó para avisarle que "había un allanamiento de la DDI Avellaneda" en el local.

"(En la agencia) Me encontré con esta persona (por el comisario Martín) y dos más que me intimaron a presentar todos los papeles de habilitación del local. Yo tengo todo al día, entonces empezaron a buscarme cosas raras y ahí me di cuenta de que habían venido de mala fe".

El comerciante relató que los policías le dijeron que sus "empleados estaban en negro" y "que tenía autopartes ilegales", tras lo cual "amenazaron con clausurar el negocio".

"Yo no quería ponérmelos en contra porque la represalia podía venir por otro lado. Le dije "decime qué puedo hacer para que no me cierres el negocio» y él me respondió: «Bueno, mirá, yo no te voy a decir cuánta cantidad de plata me tenés que dar, pero fijate lo que podés y dáselo al gordito», que era uno de los que estaban con él", indicó Daniel. "Yo agarré mil quinientos pesos, los puse dentro de un sobre y en un cuaderno y se lo di al gordito", continuó el denunciante, quien detalló que a ese "gordito" lo reconoció luego por su apellido como Franicevich. Luego, el comerciante contó que los policías se movilizaban en un Toyota "Ethios blanco con vidrios polarizados" y que él tomó la patente cuando se iban. "Cuando vi el auto en la secuencia del tiroteo del viernes lo relacioné. Después cuando le vi la cara (a Martín) en la tele me di cuenta de que era la persona que me había extorsionado. Fue muy fácil reconocerlo", afirmó.

Daniel aclaró que "hace 20 años" que trabaja en la zona y que "jamás había tenido problemas de ese tipo". "Fue un hecho aislado, por eso me llamó la atención", sostuvo el comerciante y añadió que luego del hecho en su agencia él habló con otros policías que conoce que le dijeron que le "convenía no denunciarlos porque las cosas podían ser peor". "La lectura que hice fue que me podían armar una causa como en este caso del tiroteo, o algo parecido", concluyó.

Sobre el caso, que impactó de lleno en la credibilidad ya socavada de la Bonaerense, surgen muchas dudas, tanto por la organización del operativo como por la calificación del delito por el que están acusados los tres detenidos, un subcomisario, un capitán y un subayudante, que por el momento están acusados de extorsión, publica la web de Página 12.╠■Los interrogantes apuntan a varios ángulos: uno es la rarísima participación directa de oficiales de alto grado en el cobro de un apriete, algo para nada habitual. Los aprietes, coimas, extorsiones, peajes, cuotas de seguridad, forman parte de la vida cotidiana en el ámbito policial. Pero los cobradores son policías de menor jerarquía, los comisarios o subcomisarios no se exponen visiblemente.╠No fue este el caso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});