Información Gral

Defienden a los pueblos amazónicos

La Iglesia tiene la "oportunidad histórica" de "diferenciarse de las nuevas potencias colonizadoras escuchando a los pueblos amazónicos" y de "levantar la voz" para salvar a una "zona amenazada" y lograr una "ecología integral", destaca el informe que será debatido en el próximo Sínodo presentado ayer en el Vaticano.

Martes 18 de Junio de 2019

La Iglesia tiene la "oportunidad histórica" de "diferenciarse de las nuevas potencias colonizadoras escuchando a los pueblos amazónicos" y de "levantar la voz" para salvar a una "zona amenazada" y lograr una "ecología integral", destaca el informe que será debatido en el próximo Sínodo presentado ayer en el Vaticano.

"La Amazonia clama por una respuesta concreta y reconciliadora", se lee en el documento titulado "Instrumentos laboris", en el que la Iglesia espera "reaccionar responsablemente ante la situación global de injusticia, pobreza, desigualdad, violencia y exclusión" en la región, reportó la agencia Efe.

El documento servirá para debatir durante la preparación de esa asamblea de obispos, que se celebrará del 6 al 27 de octubre. El territorio de la Amazonia, que comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa, representa el 40 por ciento del área de bosque tropical global, del 10 al 15 por ciento de la biodiversidad terrestre y almacena entre 150 mil y 200 mil millones de toneladas de carbono cada año. Es una zona "amenazada", ante lo que la Iglesia debe "levantar la voz", señala el documento del Sínodo que lleva el lema "La Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral".

"La vida en la Amazonia está amenazada por la destrucción y explotación ambiental, la sistemática violación de los derechos humanos básicos de la población amazónica y en especial la violación de los derechos de los pueblos originarios", destaca el texto. Y se hace eco de las denuncias recogidas durante los meses de preparación de las comunidades locales, que afirman que la amenaza proviene de "intereses económicos y políticos de los sectores dominantes de la sociedad actual, en especial de empresas extractivas, muchas veces en connivencia o con la permisividad de los gobiernos locales, nacionales y autoridades tradicionales (de los mismos indígenas)". Por ello, durante el Sínodo se propondrá "que la Iglesia asuma la denuncia contra modelos extractivistas que dañan el territorio y violan los derechos de las comunidades".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario