Información Gral

Campaña de los sectores religiosos contra la educación sexual obligatoria

La reactivación en Diputados de la nunca aplicada ley de 2006, puso en alerta a ONGs católicas, que lanzaron la campaña "No autorizo".

Domingo 09 de Septiembre de 2018

Los sectores religiosos que se opusieron con éxito a la legalización del aborto siguen movilizados, ahora contra la educación sexual en las escuelas. La llamada Educación Sexual Integral (ESI) es ley desde 2006, pero por la oposición de estos sectores confesionales de hecho no se aplica. El martes pasado, en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, se acordó ponerla en práctica finalmente, a la vez que se le introducen modificaciones que aún deben aprobarse. Según el nuevo proyecto, la educación sexual será "de orden público, obligatoria, en todo el país, en escuelas públicas y privadas, laicas y religiosas". El dictamen salió a pesar de las quejas del sector "celeste". Contradictoriamente, durante el debate sobre el aborto este sector pregonaba la educación sexual.

Así, a pocos días de la aprobación en comisión de la iniciativa, la Red Federal de Familias lanzó la campaña "No autorizo". La ONG publicó una "carta modelo" para que los padres envíen a las autoridades de los colegios donde estudian sus hijos para prohibirles que les den la "ESI". "Entendemos que la formación moral de nuestra familia y la educación que pretendemos para nuestros hijos, no puede ser contradicha con contenidos informativos de cuya elaboración no participamos. En nuestra familia rigen principios rectores tales como: la vida humana es sagrada en todo su desarrollo y comienza con la fecundación; el Sida y demás enfermedades de transmisión sexual tienen habitualmente su origen en la conducta promiscua; y la sexualidad debe ejercerse de manera natural, abierta a la vida y dentro de la familia fundada en el matrimonio; admitiendo solamente los métodos naturales para regular la natalidad, por no resultar dañinos para la salud, y solamente en circunstancias que así lo justifiquen", dice la carta.

La ley de ESI modificada por ahora sólo en comisión de Diputados establece que la norma "es de orden público". Es decir, debe ser aplicada obligatoriamente en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada, de las jurisdicciones nacional, provincial, de la ciudad de Buenos Aires y municipal. La norma asimismo actualiza el lenguaje. Se utiliza "con perspectiva de género, inclusiva y no discriminatoria", afirma el texto a consideración del Congreso. Tiene en cuenta todas las leyes vigentes, incluidas la ley de matrimonio igualitario, las de parto humanizado, prevención contra la trata y asistencia a víctimas. La ESI deberá estar incluida en la curricula de las escuelas de acuerdo a la edad. Los contenidos serán brindados por el Consejo Federal de Educación de acuerdo al nivel educativo y obligatorio para todas las escuelas.

Una comisión interdisciplinaria debe elaborar documentos orientadores con preguntas en las evaluaciones educativas para observar el nivel de conocimiento de los estudiantes. Habra además un sistema de monitoreo para observar la aplicación del programa en cada provincia.

Desde la Red Federal de Familias aceptaron responder por escrito al diario porteño Clarín. Les dijeron que se oponen a la ESI pero "nos oponemos a una verdadera educación que incluya aspectos relacionados con la sexualidad, pero ello enmarcado en principios, virtudes y valores. A lo que nos oponemos es a la temprana y sistemática erotización de los niños, cosa que los confunde y corrompe". La campaña "No autorizo" busca "la reivindicación del derecho-deber de los padres a educar a sus hijos, que es originario, natural y primario, que se encuentra reconocido en normas de jerarquía constitucional y que es anterior al Estado, cuya función en la materia es puramente subsidiaria". A su vez, el diario les señala que el nuevo Código Civil habla de responsabilidad parental porque ya no existe la patria potestad, los hijos son sujetos de derechos y los padres no pueden impedirlo. ¿Por qué buscan impedir a los niños acceder a un derecho? "Los hijos siempre fueron sujetos de derecho, eso no es nuevo, también lo eran en el instituto de la patria potestad sustituido por el de la responsabilidad parental, y cuyo contenido es básicamente el mismo. Por lo demás, no se trata de impedir que los niños accedan a un derecho, por el contrario, de lo que se trata es de que no sean violentados en su inocencia o tratados de una manera que no se corresponde con su etapa madurativa".

Programa sin concretar

La ley 26.150 de 2006 que creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral obliga a la enseñanza de ESI en todo el país. Considera que recibir ESI en las escuelas es un derecho fundamental que el Estado debe garantizar. Pero docentes y alumnos de todo el país han denunciado la ausencia de ESI. De ahí la iniciativa en el Congreso. "Fue un logro que se votara el dictamen, aunque aún no hay fecha de cuándo se tratará en el recinto. Seguramente antes de fin de año ya será ley, esperemos", comentó la diputada Alejandra Martínez, presidenta de la Comisión, Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia. "Hay una parte de la sociedad retrógrada que no permite que haya derechos. Hubo reacciones como si hubiéramos planteado una revolución y lo único que pedimos es que se cumpla y se garantice una ley que tiene que ver con derechos a la educación y a la salud. Es inconcebible que haya padres que crean que pueden estar sobre el Estado".

El arzobispo de Rosario se sumó a la movida

El arzobispo de Rosario y presidente de la Comisión Episcopal de Educación Católica, monseñor Eduardo Eliseo Martín, alertó que hay grupos que pretenden modificar la ley de Educación Sexual Integral (ESI) para imponer una "sola perspectiva", la de género, y quitar la posibilidad a los colegios de adaptar los contenidos a su ideario.

   Se refirió así a los proyectos para reformar la normativa vigente, para imponer la "ideología de género" e impedir a los padres que decidan sobre la educación de sus hijos, en una transmisión en vivo a través de Facebook, en la que respondió preguntas de los oyentes.

   Monseñor Martín sostuvo que la Iglesia quiere promover la educación sexual en sus escuelas, pero "con el ideario católico, porque sabemos que hay grupos que quieren borrar eso e imponer una sola perspectiva".

   Y planteó que de ser así, "no sería democrática, ni pluralista, sino que empobrecedora, porque se perderían los valores cristianos", según consignó la agencia Aica.

   "La educación es un derecho. Por eso los padres deben preguntarse: ¿qué educación le están dando a mis hijos? ¿qué le están enseñando? ¿qes enseñan conforme a mis tradiciones, mis costumbres, mis convicciones? ¿qe acuerdo a la recta razón?", sostuvo.

   Monseñor Martín exhortó al compromiso de los padres, para fomentar la educación sexual integral con valores y defender ese derecho. Días atrás, una reunión de plenario de comisiones en Diputados que iba a ser sólo informativa, terminó con la firma de un dictamen para modificar la ley de ESI.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});