Información Gral

Calmantes para el dolor que llevan a la adicción

Sábado 23 de Febrero de 2019

La familia de Spencer Warfield lo supo hasta el final. El estudiante de 24 años de la ciudad de Everett en Washington, falleció por una sobredosis. Cuando se dislocó el hombro, su médico le recetó opioides para el dolor. Así empezó a abusar de estos medicamentos y después siguió con la heroína. Sus padres nunca imaginaron que esta simple prescripción sería el comienzo de su letal adicción.

Los opioides, medicamentos derivados del opio, son muy efectivos para aliviar el dolor. Por eso se convirtieron en las medicinas preferidas por los doctores durante los últimos 20 años para tratar a los pacientes, sin importar que tan leves fueran su dolencias.

"Desde finales de la década de 1990, a los médicos estadounidenses y a otros proveedores de atención médica se les enseñó que el dolor era el ‘quinto signo vital' y que era necesario controlarlo de manera agresiva", explicó el doctor Howard Liu, psiquiatra del Centro Médico de la Universidad de Nebraska.

Lo que no explicaron los grandes laboratorios fue el efecto que estas sustancias producirían en los pacientes. "Las farmacéuticas les dijeron a los médicos que estos opioides no eran adictivos y esto llevó a un aumento de las tasas de prescripción", explicó Liu.

Por eso, en el 2000 los opioides pasaron a ser la referencia para tratar el dolor. Entonces aparecieron la hidrocona y el Oxycotin y luego el fentanilo, un narcótico sintético de origen chino 50 veces más adictivo que la heroína.

Así el consumo creció de forma desproporcionada. "Antes los doctores solían decir: va a doler, lidia con eso", explicó el médico adictólogo Matthew Torrington, pero esta idea cambió.

Para 2016, cerca de 2,1 millones de personas eran adictas a esos analgésicos y 42.249 murieron por sobredosis de opioides en Estados Unidos, cobrando más vidas que los accidentes de tránsito o las armas de fuego en ese país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});