Información Gral

Cada vez más argentinos piden control de velocidad

Sólo dos de cada diez conductores (un 17 por ciento) fueron sancionados con una multa por exceder las velocidades máximas en las calles y rutas del país.

Martes 09 de Octubre de 2018

La siniestralidad vial año a año se cobra más de siete mil vidas, lo que ya se estima como una epidemia vial por la OMS. En ese sentido, según se desprende del último informe del Observatorio Vial de Cecaitra (cámara que representa a las empresas productoras de software vial) el 60 por ciento de los consultados considera que el sistema de fotomultas ayuda a mejorar las malas conductas y a disminuir los accidentes de tránsito; sólo el 20 por ciento estuvo muy en desacuerdo con esa premisa.

Según un relevamiento nacional se controla poco manejar por encima de las velocidades máximas permitidas, pero a su vez hay una comprensión de la ciudadanía de que las sanciones son eficaces para reducir la siniestralidad vial. Sólo un 17 por ciento de los indagados reconoció haber sido sancionado por esta infracción.

La gente ve diariamente en televisión o escucha en la radio de manera constante las vidas que se pierden a manos de conductores irresponsables. El exceso de velocidad es una de las principales causas de siniestros viales en el país. Por suerte se comprende en alto porcentaje que un auto es un bólido de casi una tonelada y que conducido con irresponsabilidad se convierte en un arma mortal. Por eso cada día son más las voces que se alzan contra el poco control y las bajas sanciones a esa infracción.

El 70 por ciento de los consultados dijo estar muy o en algo de acuerdo con que las faltas de tránsito se deben a que las penas hacia los infractores no se aplican o son muy bajas. Esta convicción bastante amplia da cuenta que existe una concientización acerca de la necesidad de sancionar los excesos que redundan en siniestros. Seis de cada diez argentinos dijeron haber recibido alguna vez una fotomulta, el mismo porcentaje que coincide con que esta sanción ayuda a disminuir los siniestros viales.

Sobre las multas presenciales, también relevado en el Informe de la Cecaitra, sólo un 24 por ciento de los consultados dijo haber recibido una multa de tránsito de manos de un agente policial. Un 16 por ciento reconoció haber recibido una sanción por atravesar un semáforo en rojo. Mientras que tan sólo uno de cada diez dijo haber sido sancionado con una multa por alcoholemia.

Todos conducen mal

En el mismo relevamiento se sostiene que en un 87 por ciento los argentinos se autoperciben como respetuosos en el manejo, consideran que tienen un alto o muy alto respeto por las normas de tránsito, pero a su vez señalan que los demás compatriotas tienen un muy bajo respeto por las normas: sólo uno de cada diez se inclinó por alguna opción benévola sobre el accionar de los otros al volante (13 por ciento).

Por su parte, las multas por mal estacionamiento alcanzaron el 47 por ciento. Si uno de cada dos automovilistas reconoce haber sido receptor de una multa por mal estacionamiento se puede inferir que más allá de la buena consideración personal hay malas prácticas arraigadas culturalmente que habría que empezar a erradicar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});