Información Gral

Bajan el contenido de sal en fiambres, galletitas y más alimentos procesados

El gobierno modificó el Código Alimentario Argentino en busca de reducir los niveles de sodio y apuntando a combatir el preocupante aumento que se registra cada año de la hipertensión arterial en el país.

Miércoles 31 de Octubre de 2018

El gobierno modificó el Código Alimentario Argentino en busca de reducir los niveles de sodio y apuntando a combatir el preocupante aumento que se registra cada año de la hipertensión arterial en el país.

Argentina es uno de los países con mayor consumo de sal del mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el exceso de sodio causa en nuestro país el 62 por ciento de los accidentes cerebrovasculares y el 42 por ciento de las enfermedades coronarias. Ambas enfermedades son responsables del 40 por ciento de las muertes en Argentina.

Para combatir estas enfermedades, la Secretaría de Salud puso en marcha un plan para la disminución escalonada del contenido de sodio de galletitas, bizcochos y similares, fiambres, embutidos, sopas y caldos.

En 2013 se sancionó la ley 26.905 de Reducción del Consumo de Sodio, que dispuso una disminución de un 15 por ciento del sodio ese grupos de alimentos procesados.

Ahora, a través de la Resolución Conjunta 1/2018, que establece la reducción de sodio de 26 artículos del Código Alimentario Argentino (CAA), se ordenó una nueva reducción, de entre 5 y 14 por ciento. Las empresas tendrán un plazo de 18 meses para adecuarse a la nueva disposición.

Se dispuso una reducción del 5 por ciento y el 14 por ciento respecto de lo establecido en la ley de 2013 de los alimentos cárnicos y derivados —hamburguesas, salchichas, chorizos, empanados de pollo, chacinados y embutidos— y algunos farináceos —panificados, galletitas dulces y saladas, snacks y panficados congelados—. En 2013, se había incluido a sopas y caldos entre los que debían reducir un 15 por ciento el sodio.

Además, la ley establece que debe haber menús alternativos de comidas sin sal agregada, limita la oferta espontánea de saleros e impulsa la disponibilidad de sal en sobres y con bajo contenido de sodio en establecimientos gastronómicos.

Verónica Schoj, directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, dijo que "la hipertensión arterial es el factor de riesgo más importante en la mortalidad cardiovascular en la Argentina, siendo el consumo de sal el principal determinante de la hipertensión arterial". Y sostuvo que "esta nueva reducción de sodio es un gran paso" porque los argentinos "consumimos el doble de la sal recomendada". Por lo cual, "es fundamental que la población cocine con menos sal y consuma cada vez menos alimentos procesados y más frutas, verduras y otros alimentos frescos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});