Información Gral

Argentina ratifica el despliegue del ejército en la frontera norte

El embajador argentino en Bolivia desechó las críticas del presidente Evo Morales. En La Quiaca no habrá una base sino apenas 50 efectivos

Sábado 25 de Agosto de 2018

El gobierno argentino volvió a rechazar la denuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, sobre una presunta "militarización" de la frontera común. Morales acusó el jueves al gobierno de Mauricio Macri de "instalar una base militar" en Jujuy. "La Argentina es un país pacifista y nuestras fuerzas armadas sólo buscan colaborar en la lucha contra el crimen organizado", replicó ahora el embajador argentino en La Paz, Normando Alvarez. Para Morales, Macri "busca amedrentar" a Bolivia al haber ordenado el desplazamiento de unidades del ejército a la zona de Abra Pampa, Jujuy, a 70 km de la frontera con Bolivia. Esta nación es la tercera productora mundial de cocaína y pasta base. Argentina sufre el contrabando de esta droga a través de la extensa y boscosa frontera común con el país andino.

   La Argentina explicó a Bolivia que "no hay ninguna fuerza extranjera trabajando en ese tema y tampoco una base militar en Jujuy", afirmó el embajador Alvarez, en alusión a la denuncia de Morales de que la Argentina habría instalado una base militar en Jujuy con apoyo de Estados Unidos. "Nuestras fuerzas armadas tienen la suficiente calificación y calidad para cumplir su rol. No hace falta ningún protectorado ni nada por el estilo", añadió el embajador argentino, para quien el proyecto de desplegar 500 militares en cercanías de la frontera es un plan "continuador del gobierno anterior, en el 2012, 2013, que se llamaba Escudo Norte y que era muy similar". Además, las tropas del ejército enviadas realizarán tareas logísticas y de apoyo a Gendarmería Nacional, que es la fuerza de seguridad a cargo del control fronterizo y de la lucha al narcotráfico en la zona.

País pacifista

Alvarez sostuvo también que "Argentina es un país pacifista que no avanzaría sobre la soberanía de Bolivia", y negó que el gobierno de Macri tenga una actitud de "avasallar", tal como denunció el presidente Morales. "No estoy de acuerdo con lo que hizo Argentina, militarizar la frontera con Bolivia, en La Quiaca", había denunciado Morales. "Lo hacen para amedrentar, intentan asustarnos; no nos van a asustar, somos un pueblo unido", arengó el presidente boliviano el jueves.

   En la misma línea de lo que explicó previamente el ministro de Defensa Oscar Aguad, el embajador Alvarez aclaró que "no hay ni habrá una base militar en La Quiaca, sino solamente es un despliegue de 50 uniformados". El embajador explicó que "lo que hacen las fuerzas armadas es un trabajo muy importante de colaboración con técnicas, drones, radares" para dar apoyo logístico a las fuerzas de seguridad, en este caso, Gendarmería, en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. En conferencia de prensa ofrecida en La Paz, el agregado militar argentino, coronel Paulo Pardo, acotó que por ley los militares argentinos no pueden participar directamente de la lucha contra el crimen, sino que solamente prestan apoyo logístico, transporte y comunicaciones a las fuerzas de seguridad que sí están llamadas a combatir los delitos transnacionales.

   En paralelo a la conferencia de prensa del embajador argentino en La Paz, el vicecanciller, Daniel Raimondi, mantuvo un encuentro con el embajador de Bolivia en Argentina, Santos Javier Tito Véliz, del que participaron además representantes del Ministerio de Defensa y de la Secretaría de Asuntos Estratégicos. Las conversaciones giraron en torno a las expresiones de preocupación de Bolivia por el "Operativo Integración Norte", cuyo lanzamiento tuvo lugar el 17 de agosto pasado en La Quiaca, Jujuy. Durante el encuentro, la Cancillería informó sobre el marco normativo argentino y las características del operativo, que consiste principalmente en "brindar apoyo logístico por parte de las fuerzas armadas en el contexto de la lucha contra el narcotráfico y el crimen trasnacional organizado".

   Desde la Cancillería destacaron al portal de noticias Infobae que el canciller boliviano había sido invitado a participar de la ceremonia de lanzamiento de este operativo la semana pasada, cuando estuvo el presidente Mauricio Macri en Jujuy, aunque no pudo hacerlo "por motivos de agenda". Pero remarcaron que el canciller de Bolivia manifestó su predisposición a participar en futuros actos en el marco de las actividades que se desarrollan de manera coordinada respecto de estos temas y que son de interés compartido entre ambos países.

   Evo Morales había dicho el jueves que Argentina buscaba militarizar toda la frontera norte con una base militar en Jujuy sustentada por Estados Unidos. Esto abrió un nuevo foco de conflicto diplomático al igual que hace tres meses se desató una dura pulseada cuando la administración boliviana se negó a suscribir un acuerdo de reciprocidad en materia sanitaria con la Argentina. Este tema aún está sin resolución alguna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario