Analizan un objeto extraño en busca del ARA "San Juan"
El buque "Seabed Constructor" informó que detectaron algo desconocido y será estudiado para saber si tiene relación con la nave.

El buque "Seabed Constructor", que realiza la búsqueda del submarino ARA "San Juan", informó ayer que se detectó un objeto desconocido en la zona de rastrillaje y que ahora será analizado para determinar si tiene alguna relación con la nave perdida.

Ayer a la mañana se había detallado que uno de los cinco vehículos remotos lanzados desde el buque había localizado este cuerpo extraño, además de encontrar un barco pesquero hundido.

En un nuevo parte, la embarcación propiedad de la empresa Ocean Infinity confirmó además que hasta el momento hay cuatro vehículos remotos rastrillando el fondo del mar.

"En el análisis de los primeros datos recabados se detectó un contacto del tipo C, significa probable pero que hay que verificarlo, para eso estamos esperando que se termine el análisis y está la posibilidad de que baje el ROV", precisaron los investigadores.

Este vehículo fue probado durante el mediodía "para verificar que funcione correctamente" y todos los ensayos se realizaron "con éxito", por lo que podría ponerse en funcionamiento en las próximas horas para tratar de determinar qué se encontró.

Además, "se continúan monitoreando los AUV 2, 5 y 6" y se estaba "recuperando el número 1, que estuvo casi 40 horas trabajando".

Por la mañana, se había informado que uno de los vehículos submarinos detectó dos contactos, uno de los cuales "corresponde a un pesquero que no estaba registrado".

El otro es un objeto "desconocido que, si bien aún está siendo analizado, desde la empresa creen que por las dimensiones no sería el submarino ARA «San Juan»", explicó la Armada.

El ARA "San Juan" emitió su última comunicación el 15 de noviembre de 2017 después de reportar un incendio en el área de baterías por el ingreso de agua de mar mientras navegaba desde la austral ciudad de Ushuaia rumbo a su base en el puerto bonaerense de Mar del Plata.╠

Horas después de esa comunicación se detectó un ruido similar al de una explosión cerca del último punto donde había sido localizado en el océano Atlántico, a poco más de 400 kilómetros de la costa argentina, frente al patagónico Golfo San Jorge, en Chubut.