Información Gral

Alarma en Brasil: la fiebre amarilla se cobró la vida de un reconocido músico

El compositor Flavio Henrique era también funcionario del gobierno de Minas Gerais. Falleció en Belo Horizonte a los 49 años

Viernes 19 de Enero de 2018

El brote de fiebre amarilla en Brasil se cobró una víctima célebre: el compositor Flavio Henrique, de 49 años, murió en Belo Horizonte por complicaciones de la enfermedad. El músico trabajó junto a otros famosos como Milton Nascimento, Toninho Horta y Paulo Cesar Pinheiro. Y dirigía actualmente la Empresa de Comunicación del gobierno de Minas Gerais y la red estatal de radio y televisión.

Según datos de la Secretaría de Salud de Minas, entre el 1º de julio de 2017 y enero de 2018 se produjeron 15 fallecimientos por causa de la fiebre amarilla. Y la mayor parte de esas defunciones ocurrieron en el Gran Belo Horizonte. El caso de Henrique se debió, según afirman, a un contagio que habría experimentado el músico en uno de los municipios que son vecinos de la capital mineira.

Belo Horizonte es la tercera ciudad en importancia de Brasil. Y es destino de muchos turistas que pretenden visitar la histórica Ouro Preto, que queda a 100 kilómetros, y constituye uno de los lugares más antiguos del país conservado intacto, como en los tiempos coloniales.

En el parque de la capital carioca Floresta da Tijuca fueron encontrados tres monos muertos y hay fuertes sospechas que se esté en presencia de un brote urbano de fiebre amarilla silvestre en Río de Janeiro.

Hasta ahora la ciudad se había salvado y los casos de dolencia registrados, tanto en animales como en personas, ocurrieron en el interior fluminense. El último caso de muerte humana por la enfermedad fue en Teresópolis, hace pocos días. En Brasil fueron confirmados 770 casos de personas infectadas con 260 fallecimientos, desde septiembre último y en nueve estados provinciales, entre ellos San Pablo. En la ciudad paulista fue cerrado el Huerto Forestal, en precaución.

Las autoridades sanitarias brasileñas e internacionales temen la propagación epidemiológica a los estados sureños del país.

Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud hay siete países en América del Sur que registraron episodios el año pasado. Entre ellos no figura la Argentina, pero está Brasil y otra nación vecina: Bolivia.

De acuerdo con la entidad, se trata del "mayor número de casos verificados en la región desde hace décadas". La OPAS informa que sólo en territorio brasileño, en apenas 6 meses, 358 monos infectados y San Pablo se llevó las palmas con 322 animales.

Los hechos epizoóticos confirmados en Brasil fueron en las mismas regiones, tanto en 2016 como en 2017. Eso indicaría "la persistencia del riesgo en humanos". Lo más llamativo, se afirma, es que la infección se haya mantenido "con bajas temperaturas y en condiciones climáticas no favorables a la transmisión". La organización, que es un brazo de la Organización Mundial de la Salud, advierte que urge "monitorear" la evolución de la dolencia desde Río, pasando por San Pablo, hasta el sur del país.

Las autoridades sanitarias internacionales advierten que es imprescindible la vacunación de todas las personas que habitan las regiones con manifestaciones de fiebre amarilla.

"Se aconseja que al 95 por ciento de la población sea vacunada".

Si bien no es el caso de los países sin episodios, como la Argentina, también se recomienda la vacunación de los turistas que irán a pasar por los lugares con algún peligro. La OMS advierte que el remedio para evitar epidemias es la vacuna.

San Pablo: zona de riesgo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como zona de riesgo de fiebre amarilla a todo el estado brasileño de San Pablo, donde está la metrópoli más grande de Sudamérica.
La advertencia incluye una recomendación de vacuna con 10 días de antelación para todas las personas que viajen a San Pablo, el estado más poblado de Brasil con unos 44 millones de habitantes. En la ciudad de San Pablo viven unos 12 millones de personas.
"Brasil vive un aumento de la actividad de la fiebre amarilla desde diciembre de 2016", señaló la OMS. Otros 15 estados y la capital, Brasilia, están bajo observación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario