Información general

Una joven le pegó un tiro en la cara a su mejor amiga mientras intentaban sacarse una selfie

El disparo le dañó toda la nariz y le aplastó la mayoría de los huesos de la cara a la adolescente de 17 años. Su estado es delicado.

Martes 03 de Septiembre de 2019

La vida de Polina Gordik no difería demasiado de la de cualquier adolescente de 17 años. Su tiempo se repartía entre los estudios, sus amigas y la interacción con los dispositivos electrónicos. Todo transcurría dentro de los parámetros normales. Hasta que su mejor amiga, durante el festejo de su cumpleaños, le ofreció posar para una selfie con un rifle de casa de su papá apuntando hacia ellas.

Fue ahí cuando sucedió lo inesperado. Es que el arma se disparó de manera accidental y la joven recibió un disparo en la cara, que no solo le desfiguró la mitad del rostro sino que la puso al borde la muerte.

De acuerdo a lo que detallan los medios de Ucrania, de donde es oriunda la joven, la víctima tuvo que ser hospitalizada de urgencia. Y si bien el último parte médico dejó constancia de que la joven está fuera de peligro, todavía debe someterse a más cirugías de reconstrucción y a una larga rehabilitación.

El tremendo accidente se produjo el pasado el 21 de agosto, en la aldea de Komyshuvakha, en el sur de Ucrania. Ese día, como tantos otros, Polina había ido a la casa de su amiga Veronika por su cumpleaños. En un momento de la fiesta la anfitriona agarró el rifle de su papá y le propuso sacarse una selfie.

Posaron felices, relajadas y con una amplia sonrisa, desconociendo que lo que sucedería segundos después les cambiaría la vida a ambos, pero sobre todo a Polina, que se llevó la peor parte al accionarse el arma y que la bala le dio casi de lleno en el rostro. El disparo le dañó toda la nariz y le aplastó la mayoría de los huesos de la cara.

Polina fue traslada de urgencia al hospital, donde fue sometida a una compleja operación que demandó siete horas. "La víctima ingresó en el centro asistencial en estado grave", confirmó Valery Tsaryov, jefe del Departamento de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños de Zaporizhia. Y si bien lograron estabilizarla y está fuera de peligro, su cuadro sigue siendo grave.

La madre de la joven detalló que su hija prácticamente no tiene nariz, ya que la bala se la aplastó por completo. "Los cirujanos tuvieron que extirparle el ojo izquierdo, que estaba muy dañado para poder salvarlo", agregó consternada. "Estaba aterrorizada cuando la vi. Le faltaba la mitad de la cara", expresó.

A pesar de que Polina está consciente, no puede hablar. Hasta el momento, solo puede comunicarse con sus familiares asintiendo o sacudiendo la cabeza. En un breve diálogo con la policía, la chica confirmó que se había tratado de un accidente.

Mientras tanto, la policía inició una causa penal para investigar los motivos del incidente. Los investigadores quieren constatar si el rifle de caza estaba registrado. En caso de no estarlo, los padres de Veronika podrían enfrentar una pena de prisión de cinco años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario