Información general

Tiene 12 años y estudiará en la Facultad de Ciencias de la UNAM, en México

No le gustan que le digan que es un genio. "En mi primera investigación quiero sentar la base para que médicos y biólogos puedan resolver los problemas biológicos que tenemos", afirmó

Viernes 03 de Agosto de 2018

A sus 12 años y con un peluche bajo el brazo, Carlos Antonio Santamaría iniciará este lunes una licenciatura en física biomédica en la prestigiosa Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), convirtiéndose en el alumno más joven que ha tenido esta máxima casa de estudios.
"Mi objetivo primario, en la primera investigación que quiero hacer (...) es dejar la base para que médicos y biólogos puedan resolver los problemas biológicos que tenemos", explicó Carlos ante decenas de cámaras y micrófonos de medios de comunicación, durante una conferencia en la rectoría de la universidad pública.
"Si logramos construir una célula que se mantenga por sí misma, podemos resolver cualquier enfermedad. Porque si funciona perfectamente todo lo que hace una célula normal, significa que sabremos todo lo necesario sobre ella para resolver sus enfermedades", dijo, con una sonrisa que deja ver los dientes de leche que ha perdido.
Este "estudiante de alta capacidad cognitiva", como lo califica la UNAM, cursará la licenciatura de física biomédica en la Facultad de Ciencias a partir del próximo lunes, siendo el primer alumno de 12 años inscripto en una licenciatura de la máxima casa de estudios de México.
"Voy a llevar mi peluche a clases", asegura Carlos, refiriéndose a su puma, la mascota del club universitario de fútbol.
carlos1.jpg
Carlos es un niño prodigio. 
Carlos es un niño prodigio.

Aunque este deporte no es su favorito, es hincha del equipo. Le gustan los juegos de construcción Lego y los videojuegos, y eso no le impide relacionarse con sus compañeros adultos de escuela.
"Preferiría empezar a obtener la mayor información posible de los veteranos para empezar a construir este rompecabezas tan grande que ninguna computadora ha podido resolver" en la física biomédica, comenta.
El chico, cuyos pies apenas tocaban el suelo, sentado en un sillón azul que le quedaba grande, se reía fuerte y negó con la cabeza cuando un reportero le preguntó si se consideraba un genio. "No soy un genio, soy un niño feliz", respondió.
Carlos aprobó el examen de admisión de la UNAM y ya concluyó estudios preparatorios en la facultad de química, dentro de su Centro de Ciencias Genómicas.
El menor, de la ciudad occidental de Guadalajara, empezó a aburrirse de la escuela pública a temprana edad, por lo que recurrió a internet, donde aprendió cálculo y física por sí solo. A los 9 años participó en programas universitarios de química analítica, bioquímica y biología.
carlos2.jpg
Carlos conmocionó a los medios en México por sus conocimientos.  
Carlos conmocionó a los medios en México por sus conocimientos.
Mientras se pasaba nerviosamente las manos por el pelo y hablaba con entusiasmo de encontrar curas para enfermedades raras, su conducta parecía la típica de un universitario seguro de sí mismo a pesar de su juventud, pero cuando un fotógrafo le pidió que posara con una mascota de peluche, entonces apareció su yo de niño.
Cuando se le preguntó si alguna vez se ha sentido aislado debido a su inteligencia, Carlos respondió: "La verdad, no; he sentido que la universidad me ha tratado muy bien, sobre todo la facultad química".
Su madre Arcelia Díaz dijo que al igual que cualquier mamá ella se siente orgullosa de su hijo.
Cuando no está enfrascado en sus libros de escuela, a Carlos le gusta leer documentos de divulgación científica y literatura clásica.
"El otro día estaba leyendo Don Quijote (de la Mancha) o Cien años de soledad", cuenta con sus lentes colgados alrededor del cuello, mientras enrolla los dedos en su cabello negro.
En el ciclo escolar 2015-2016, hubo 701 aspirantes a ingresar a la licenciatura de física biomédica en la UNAM. De cada 23 estudiantes que demandaron la carrera ingresó uno, según cifras oficiales.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario