Información general

Sobrevivientes de abuso sexual fustigaron a la Iglesia por "encubrimiento"

El Congreso nacional en Paraná cerró con un duro documento en el que denunció que esos delitos fueron cometidos de modo "sistemático en nombre de la fe".

Domingo 08 de Abril de 2018

La Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico cerró hoy su Congreso nacional en Paraná con un duro documento en el que denunció que esos delitos fueron cometidos de modo "sistemático en nombre de la fe" y fustigó a la iglesia católica por el "encubrimiento" de sacerdotes.
La Red consignó en su documento que "identifica, visibiliza y denuncia el premeditado y macabro sistema de encubrimiento llevado a cabo por integrantes de la Iglesia católica y su complejo y poderoso aparato".
También expuso "el sistema de encubrimiento que incluye acciones disuasivas, negación de los hechos, defensa pública" del agresor, la "atribución de méritos" a los abusadores, la "descalificación pública de la víctima y su entorno, atribución de la denuncia a una campaña de ataque a la iglesia como institución" y el "intento de negociar el silencio para garantizar la impunidad" de los victimarios.
La Red sostiene que los abusos fueron cometidos de modo "sistemático en nombre de la fe, por lo que "hablar de consentimiento" de las víctimas "constituye una aberración".
Esos abusos, además de lo sexual, incluyeron "reducción a la servidumbre, cosificación, supresión de la identidad, arrasamiento emocional, privación ilegítima de la libertad y tortura", afirmó la Red y señaló que su función será, como hasta ahora, la de "prevenir y desterrar esos delitos".
Lo más importante de este primer encuentro "fue la vivencia afectiva, el intercambio de historias personales y colectivas y el profundo enriquecimiento en la diversidad que pone en evidencia una vez más el valor de estar juntos como motor para continuar el camino en la búsqueda de Justicia y Verdad", afirmaron en la conclusión del documento.
La Red deliberó entre este sábado y domingo en la capital entrerriana, donde, a pesar del mal tiempo, concretaron gran parte de las actividades previstas en el primer encuentro nacional que realizan desde que se constituyeron, en 2014.
El documento de cierre, de carácter público, llevó más tiempo de redacción del esperado, ya que "escribimos y lloramos, cortamos varias veces", reveló Julieta Añazco, referente de La Red y denunciante del cura Héctor Ricardo Giménez , quien abusó de ella a principios de los '80 cuando estaba al frente de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.
Este fin de semana las víctimas revivieron con testimonios los casos que protagonizaron y, además de intercambiar información, se solidarizaron con los chicos que denunciaron al cura Justo José Ilarraz en Paraná.
El juicio a Illaraz iba a comenzar mañana, por lo que la Red programó su congreso para acompañar a los denunciantes, pero fue pospuesto para el 16, fecha en la que Añazco estará nuevamente en Paraná.
Ilarraz está acusado de abusar de menores cuando ejercía como prefecto de disciplina en el seminario arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, entre 1985 y 1993.
Al sacerdote, a quien se juzgará en la causa caratulada "Ilarraz, Justo José sobre promoción a la corrupción agravada", se lo acusa de haber abusado de siete chicos de entre 10 y 14 años que cursaban ese seminario.
Fabián Schunk, uno de los siete denunciantes de Ilarraz, estuvo en el Congreso y el lunes 16 brindará su testimonio en el juicio.
"Yo soy el tercero en prestar declaración, de los siete denunciantes contra el cura, el viernes tuve una reunión con mi abogada y sobre el momento uno revive un montón de recuerdos. Uno pensaba que los recuerdos de hace 30 años atrás pasan pero están. Se vuelve pesado", lamentó Schunk en diálogo con Télam.
Uno de los puntos abordados en el congreso "es que no todas las víctimas llegan al juicio de la misma manera, y no todos sufren la presencia del victimario del mismo modo. Cada uno a evolucionado de manera distinta", explicó.
El accionar de la justicia entrerriana comparado "con otras provincias es de vanguardia", dijo Schunk y puso como ejemplo la sentencia a cadena perpetual del cura Juan Diego Escobar Gaviria, también denunciado por abuso de menores.
"Ilarraz en seis años llega al banquillo con toda la protección que tiene. La Justicia de Entre Ríos rompió la atadura que es la prescripción del delito, que no se pudo romper en ningún otro lado", valoró.
Entre otras conclusiones, la Red ponderó la ley 27.206 /15, de respeto al tiempo de las víctimas, el pleno acceso y cumplimiento del derecho de la ciudadanía a la educación sexual Integral, como pilar fundamental en la prevención de los abusos y la inhabilitación especial perpetua quienes los cometen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario