siameses

Murieron a los 68 años los siameses más viejos de la historia

Ronnie y Donnie Galyon, de Ohio, estaban unidos por el abdomen desde su nacimiento.

Martes 07 de Julio de 2020

Los siameses más viejos del mundo murieron a los 68 años. Ronnie y Donnie Galyon, de la localidad de Beavercreek, Ohio, estaban unidos por el abdomen desde su nacimiento, en octubre de 1951, cuando los médicos consideraron demasiado arriesgado separarlos.

Ronnie y Donnie alguna vez actuaron en carnavales en todo Estados Unidos para conseguir algo de dinero, y en 2014 entraron en el Libro Guinness de los Récords como los siameses más viejos de la historia, al vencer a los hermanos Giacomo y Giovanni Battista Tocci, quienes nacieron en Italia en 1875 y vivieron 63 años.

Los hermanos Galyon habían superado previamente a sus héroes, Chang y Eng Bunker, los famosos siameses que en el siglo XIX vivieron hasta los 62 años y 251 días. Se decía que Ronnie y Donnie habían hecho una marca por día en su calendario hasta que alcanzaron ese récord y cumplieron su "sueño".

Los hermanos Galyon murieron el pasado sábado 4. Jim, hermano menor de ambos, agradeció a la comunidad local por su ayuda para permitir que los siameses pasen sus últimos años en su casa. En 2010, más de 200 voluntarios ayudaron a ampliar la vivienda de Jim y su esposa Mary y, de esa forma, permitir que Ronnie y Donnie vivieran cómodamente.

Jim había contado en 2014 que sus hermanos "eran el único ingreso" de la casa cuando se mostraban en los carnavales de Ohio a cambio de dinero. "Eran los que traían el pan", recordó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario