Bullying

El desgarrador vídeo de un niño de siete años que denuncia 'bullying': "Quiero morirme"

El pequeño Charlie, de siete años, cuenta el acoso diario al que se ve sometido en el colegio al que acude.

Viernes 09 de Noviembre de 2018

"Hola, soy Charlie, tengo siete años, voy al colegio Notre Dame de Verdún". El niño que conmocionado a Francia esta semana le habla directamente al teléfono móvil que lo graba, en casa y entre lágrimas, y se presenta así. "Desde hace algún tiempo, un niño que se llama Nathan me pega todo el rato y ahora pega a mi hermano pequeño", cuenta, "tengo ganas de encontrarme con Dios, de morir". Y continúa: "Estoy harto de ese niño. Quiero que deje de pegarme todos los días. Quiero encontrarme con Dios para siempre y que él deje de pegarme".
El testimonio de este pequeño ha sido, según la familia, el "último recurso" que les quedaba después de, dicen, haberlo "intentado todo". La hermana mayor de Charlie, Iyola, publicó inicialmente el vídeo en su perfil personal de Facebook, aunque poco tiempo después se arrepintió y lo borró. Tarde. Una internauta lo había descargado y compartido, a su vez, en Twitter, con un mensaje de denuncia: "¡¿En qué momento alguien decide acosar a alguien hasta el punto de destruirlo?!".

Embed

El resultado: casi un millón y medio de reproducciones en menos de tres días. Charlie se había convertido involuntariamente en el rostro viral del acoso escolar. Y eso, en Internet, tiene sus cosas buenas, sí, pero también su lado perverso. En este caso, junto a los miles de mensajes de apoyo al niño, muchos ponían en duda la efectividad del método. Y es que el mensaje no se ahorra nada: ni el nombre del niño, ni el del colegio, ni el del acosador. Y todo a cara descubierta.
La madre del niño, de 43 años y peluquera a domicilio, explicó a L'Obs que grabaron las imágenes "a mediados de octubre" por consejo de "un amigo de la familia, que es abogado". "Inicialmente, el vídeo no estaba destinado a hacerse público", cuenta. Pero se hizo público y el revuelo mediático no parece haber servido para que esta familia francesa consiguiera inclinar a la justicia de su lado. L'Obs ha consultado con un fiscal que apunta a un sobreseimiento del caso: "Hay una gran diferencia entre la sensación del niño y la realidad judicial. Los hechos que se han probado en la investigación no son suficientes para calificarlos de acoso".

Embed

Hace ya más de un año que Charlie empezó a llegar a casa quejándose: "Traía los cordones arrancados, el abrigo desgarrado, moratones... Cuando le preguntaba qué había pasado, me decía que se había caído", relata su madre a la publicación gala, "no tenía apetito y a veces me decía que se había hecho pis encima antes de ir al colegio para no tener que ir". Desde el principio, la mujer avisó al centro escolar, y los tres chicos señalados por su hijo como acosadores fueron castigados; entre ellos, el que menciona ahora el niño en el vídeo. El colegio tomó también medidas para intentar alejar a los niños de Charlie, aunque poco efectivas por la falta de vigilancia constante.
"Reconozco que la directora ha hecho lo que pudo, pero si el colegio reaccionara ese niño dejaría de pegar a mi hijo", reclama la madre, "le han pegado e insultado durante meses. Le han dicho que es gilipollas, que es feo, le han escupido encima, le han humillado".

Embed

Aunque las medidas tomadas por la escuela, un centro católico privado, redujeron el número de incidentes, la vuelta al cole de este curso llegó con nuevos golpes y un mensaje de Charlie: quería morirse. Un día, al volver de clase, ella le animó a hablar a la cámara y la cosa se les fue de las manos.
Por su parte, el centro asegura estar haciendo todo lo que está en su mano y denuncia a Le Parisien haber recibido amenazas tras la publicación del vídeo en las redes sociales. Lejos de intentar minimizar el impacto de mostrar al niño a rostro descubierto, la hermana mayor de Charlie ha publicado en Twitter incluso su dirección postal. Eso le ha valido al niño la llegada de numerosos regalos y cartas de apoyo, pero ha puesto en el ojo de la tormenta el papel de la familia en la sobreexposición de un menor de edad, que tiene incluso su propio perfil de Facebook.
El portal BFMTV, no obstante, afirma que la madre ha sido calificada de "psicológicamente inestable", y apunta a que no se descarta la hipótesis de la venganza hacia la familia del niño presuntamente acosador, con quien mantiene un enfrentamiento desde hace algún tiempo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});