Información general

Descubren cómo afecta al cerebro la ayahuasca

Compararon las consecuencias con drogas psicodélicas como la psilocibina o el LSD.

Jueves 28 de Noviembre de 2019

Un grupo de investigadores logró determinar cómo afecta al cerebro consumir una dosis de ayahuasca, una bebida a base de plantas que tiene un fuerte compuesto psicoactivo llamado DMT (N,N-dimetiltriptamina).

El DMT, también conocido como "la molécula de Dios", alteró las ondas cerebrales de las personas que se sometieron al estudio del Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres.

Seis mujeres y siete hombres participaron del estudio en el que se les aplicó una dosis intravenosa de DMT. El método fue elegido adrede para que la sustancia actuara rápido.

>> Leer más: La experiencia espiritual de Silvina Luna, con ayahuasca incuida

Apenas recibieron la dosis hubo un cambio en la actividad cerebral y las personas experimentaron alucinaciones y sensaciones corporales en una experiencia psicodélica cuyo pico duró unos 10 minutos.

Mientras los participantes transitaban el proceso, se les hizo una entrevista para registrar la relación entre la experiencia subjetiva y la actividad cerebral.

A los efectos se le colocó a los voluntarios unos gorros con electrodos para medir la actividad eléctrica del cerebro antes, durante y después de la inyección, y se los entrevistó también pasada la experiencia.

>> Leer más: Detienen a 17 personas bajo los efectos del ayahuasca

El DMT redujo la potencia de las ondas alfa, las que dominan en el cerebro durante la vigilia, y produjo la aparición de ondas theta, las que están relacionadas con los sueños. También desencadenó la aparición de un patrón alterado de señales corticales.

"Los cambios en la actividad cerebral que acompañan al DMT son ligeramente diferentes de lo que aparecen con otras drogas psicodélicas, como la psilocibina o el LSD, donde vemos principalmente solo reducciones en las ondas cerebrales", explicó el autor principal del estudio Christopher Timmermann.

"Vimos un ritmo de ondas presente durante la parte más intensa de la experiencia, lo que sugiere un orden en medio de los patrones caóticos de la actividad cerebral", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario