Información general

Desarrollan un tipo de batería alternativa que funciona con saliva

La pila microbiana fue desarrollada por un grupo de investigadores estadounidenses y podrían ser una alternativa a las pilas tradicionales

Miércoles 16 de Agosto de 2017

Un equipo de investigadores de la Universidad de Binghamton, en el estado de Nueva York, desarrolló una batería de energía bacteriana activada con saliva.
Se trata de la nueva generación de pilas microbianas (MFC, por sus siglas en inglés), que crean corrientes eléctricas a través de bacterias.
Las nuevas MFC tienen células exoelectrogénicas (microorganismos que pueden transferir electrones por fuera de sí mismos) que están liofilizadas e inactivas pero pueden generar energía en minutos añadiendo saliva.
"Típicamente, esas aplicaciones sólo requieren niveles de energía de unas decenas de microvatios, durante algunos minutos, pero las baterías comerciales u otras tecnologías de recolección energética resultan muy costosas o sobre calificadas".
En otras palabras, para ponerlas a funcionar solamente hay que escupir.
Seokheun Choi, profesor asistente de Ciencias Eléctricas y Computarizadas de Binghamton, quien lleva cinco años trabajando en la producción de fuentes de micro energía, es uno de los creadores de la nueva batería.
Y afirma que la misma puede ser especialmente útil para el diagnóstico de pacientes que reciben cuidado en lugares donde el uso de baterías convencionales es limitado y hay pocas alternativas para conectar instrumentos como biosensores.
"La generación de micro energía a pedido es particularmente necesaria en aplicaciones de diagnósticos in situ en países en vías de desarrollo", explicó Choi en un comunicado sobre el invento.
"Típicamente, esas aplicaciones sólo requieren niveles de energía de unas decenas de microvatios, durante algunos minutos, pero las baterías comerciales u otras tecnologías de recolección energética resultan muy costosas o sobre calificadas", indicó el científico.
Y a eso hay que añadir que las baterías tradicionales también representan un problema de contaminación ambiental.
Por ello Choi y su asistente de investigación Maedeh Mohammadifar crearon una pila microbiana (MFC) de alto rendimiento contenida en un papel.
Dicha pila produjo energía fiable con una sola gota de saliva, suministrando electricidad que puede ser utilizada en la próxima generación de plataformas de diagnóstico de cuidado in situ que están basadas en papel y sean desechables.
La batería propuesta tiene ventajas competitivas frente a otras soluciones convencionales, resaltaron los investigadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario