Información General

Demandó al ginecólogo de toda su vida al descubrir que era su padre biológico

Ocurrió en Nueva York. La mujer reclama un resarcimiento económico por daños y perjuicios. El profesional también atendía a su madre

Viernes 17 de Septiembre de 2021

Una mujer descubrió que su ginecólogo era su padre biológico y ahora reclama un resarcimiento económico por daños y perjuicios dado el sufrimiento que le causó ser atendida durante años por quien es su padre. De acuerdo a la demanda, el caso se parece a lo que experimentan quienes "sufrieron abusos sexuales o incesto". Al parecer, se trata de un donante de esperma.

La mujer Morgan Hellquist nunca supo quién era su padre porque nació en 1985 tras una inseminación artificial a la que se sometió su madre luego de que su pareja quedara parapléjico en un accidente automovilístico, según publicó The Washington Post a través de la denuncia presentada ante la Justicia el pasado fin de semana.

Durante nueve años Morgan Hellquist acudió a la clínica de su ginecólogo Morris Wortman, en Rochester, Nueva York, para hacerse exámenes y procedimientos sin saber que era en realidad su padre biológico. El procedimiento lo realizaba el mismo médico, que también atendía a su mamá. La familia siempre pensó que el esperma había sido donado por un estudiante de medicina.

Sin embargo, Hellquist comenzó a sospechar del médico durante una visita en abril pasado ante una actitud extraña que tuvo. El ginecólogo, que la conocía desde niña, le pidió que se quitara la mascarilla y llamó a su esposa para que vea el parecido físico que tenían, según relata la demanda citada por el medio. "Eres una buena niña, realmente una buena niña", le dijo.

Este hecho llevó a Hellquist a descubrir que era su padre biológico y luego, que posiblemente no era la única en esa situación. La mujer localizó a al menos seis personas más que serían hijos del médico, que podría ser "un donante de esperma en serie". Entre finales de 1983 y enero de 1985, Wortman cobró a la madre de Hellquist 50 dólares por cada intento de inseminación, informó por otra parte Daily Mail.

Tras la cita en abril, la joven se hizo una prueba de ADN que reveló que era la hija biológica, de acuerdo a la demanda presentada ante el Tribunal Supremo de Monroe en contra del ginecólogo y del Centro de Trastornos Menstruales de Rochester, donde él ejercía.

De acuerdo con el Daily Mail, cada vez que Hellquist encontraba un nuevo medio hermano, "experimentaba ansiedad, migrañas, conmoción y confusión, desesperación, estrés y otras manifestaciones físicas al saber que su padre había sido un donante de esperma en serie".

La madre de Hellquist consultó al médico después que su esposo, Gary Levey, fuese atropellado por un conductor ebrio y quedara paralizado de la cintura para abajo. Cuando era una niña, sus padres le contaron cómo había sido concebida, por lo que en la escuela secundaria trató de descubrir quién era su padre biológico pero Wortman le aseguró que no tenía los récords médicos de esa época.

A los 26 años buscó otra vez la ayuda del doctor cuando sufrió sangrados menstruales. Wortman se convirtió entonces en su ginecólogo y, desde 2012 hasta 2021, le practicó exámenes vaginales y otros procedimientos.

Ahora, por tal motivo, Hellquist exige una indemnización económica por daños y perjuicios. El sufrimiento que su padre y médico le causó se compara, según la demanda, al "experimentado por las sobrevivientes de abusos sexuales e incesto".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario