Información general

Condenaron a los dos acusados de haber arrojado de un puente a una joven durante un robo

Fueron condenados a 14 años de prisión al ser hallados culpables de haber arrojado a una mujer, la que quedó cuadripléjica, desde siete metros de altura. Fue en Liniers.

Jueves 10 de Mayo de 2018

Un hombre fue condenado a 14 años y medio de prisión y otro a 14 años al ser hallado culpables de haber arrojado de un puente de siete metros de altura en el barrio porteño de Liniers durante un robo a Nieves María Lizarazu Cabrera, a quien dejaron cuadripléjica, en diciembre del 2016.
El Tribunal Oral en lo Criminal 17 condenó este mediodía a Claudio Cañelas García (34) a 14 años y medio de cárcel, acusado de ser coautor del delito de "homicidio criminis causa en grado de tentativa en ocasión de robo", mientras que su cómplice Facundo Ávila Pérez (40) recibió 14 años de prisión.
En su alegato, el fiscal del juicio Oscar Ciruzzi había solicitado que se condene a los acusados a la pena de 15 años de prisión.
Esta mañana, los acusados tuvieron la posibilidad de expresar sus últimas palabras antes de conocer el veredicto y ambos se declararon inocentes.
"Voy a ratificar mi inocencia en este incidente, en todo momento traté de asistir a la víctima, al ver lo que estaba ocurriendo intenté asistirla como lo hice toda mi vida en todo ámbito, en lo social y en lo humano", manifestó Ávila Pérez, ante los jueces Juan Giudice Bravo, Pablo Daniel Vega y Gustavo Valle.
"Estuve en el lugar equivocado en el momento equivocado, eso está clarísimo", dijo el acusado, quien hizo hincapié en que actualmente es "coordinador de Inclusión Universitaria" en el penal en el que está alojado, donde está "cursando una carrera universitaria" y se incorporó "a un centro de recuperación de drogadicción, que tiene un régimen bastante estricto".
A su turno, Cañelas García solamente expresó: "Soy inocente", tras lo cual los jueces decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta este mediodía, cuando dieron a conocer el veredicto condenatorio y la sentencia.
El episodio tuvo lugar el 2 de diciembre, cerca de las 21, cuando Lizarazu Cabrera (29), cruzaba la avenida General Paz por el puente de la calle Humaitá y dos hombres la abordaron para robarle y, luego de forcejeos y empujones, la víctima cayó fracturándose varias vértebras.
Según dos testigos, hermanos entre sí que se encontraban a un lado y otro de la General Paz vendiendo sandwiches, Cañelas García y Ávila Pérez bajaron a la carrera hasta donde se encontraba Lizarazu Cabrera en un charco de sangre para revisarle los bolsillos y robarle el celular.
Según la imputación, los acusados huyeron por la colectora de General Paz, pero fueron perseguidos por un testigo y finalmente detenidos al llegar a la calle Ramón Falcón.
"Llamá al SAME", declaró este testigo presencial que gritó a uno de los acusados mientras se iba y contó que esta situación le produjo tanta "indignación" que por ello los persiguió.
Al momento de ser detenido, uno de los imputados arrojó al suelo un celular con la pantalla rota donde se observaba una foto de la chica como fondo.
Lizarazu Cabrera fue trasladada rápidamente al Hospital Santojanni y permaneció tres meses en terapia intensiva con pronóstico reservado que se extiende hasta hoy, ya que no puede mover piernas ni dedos y tiene sus funciones pulmonares afectadas.
Ambos condenados sostuvieron durante la investigación del caso que Lizarazu Cabrera había intentado suicidarse y que ellos la socorrieron cuando la vieron tirada en el piso.
La víctima llegó desde Oruro, Bolivia, hace seis años, dejando un hijo pequeño al cuidado de sus abuelos y en procura de oportunidades laborales.
El día del ataque, Nieves volvía de trabajar del taller de costura en Ciudadela y atravesó como todos los días el puente de la calle Humaitá y si bien sabía que allí se juntaban personas a beber y a fumar, no tenía más remedio que usar ese puente o caminar mucho más para regresar a su casa.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});