Información general

Condenaron a 20 años de cárcel al chofer de la tragedia de Turbus

Se trata de Francisco Sanhueza, el conductor del colectivo que volcó hace un año en Horcones y en el que murieron 19 personas

Martes 20 de Febrero de 2018

El chofer chileno de Turbus, Francisco Sanhueza, fue condenado a 20 años de cárcel por el accidente ocurrido el 18 de febrero de 2017 en Horcones, sobre la Ruta 7 a solo dos kilómetros de la frontera con Chile.

Así lo resolvió la Octava Cámara del Crimen, al encontrarlo como autor culpable y responsable por la muerte de 19 personas, lesiones graves y gravísimas a tres y lesiones leves a otras 18 personas.

Además ordenaron su inabilitación absoluta y especial para conducir por el máximo previsto por la ley.

De esta manera, el chofer de Turbus que provocó la muerte de 19 personas en el accidente de Horcones ocurrido el 18 de febrero de 2017 deberá cumplir 20 años de cárcel.

El viernes pasado, en la última jornada de debate que duró tres días, Sanhueza pidió declarar ante el tribunal.

Dijo que lo hacía para poder hablarles a los familiares de las víctimas y a los sobrevivientes, a quienes les dijo que no podía entender su dolor, pero que lo sentía mucho y esperaba que algún día, en algún momento pudieran perdonarlo.

turbus b01.jpg
Foto: archivo Diario UNO
Foto: archivo Diario UNO

En su relato destacó en varias oportunidades que no quiso hacerle daño a nadie, que no tuvo la intención y que nunca tuvo problemas de depresión o intención de querer suicidarse.

Sostuvo que era algo normal que en algunos tramos de la ruta de Mendoza hacia Chile excediera la velocidad permitida, debido a que conocía en qué sectores hacerlo sin correr peligro.

A pesar de asegurar que confiaba en sus capacidades y habilidades ante el volante, se distrajo con varios autos que estaban en la banquina derecha y con las luces encendidas para ingresar a la aduana de Horcones. Como consecuencia se encandiló y no vio el cartel que indicaba la cercanía con la pronunciada curva de Yeso.

"Se me acabó la ruta", sostuvo, y dijo que trató de tomar una decisión rápida para no perder más tiempo y eligió maniobrar para que el micro entrara en la curva, en lugar de frenar o seguir derecho, ya que el desenlace podría haber sido peor.

A pesar de todo su relato, no coincidió en nada con los sobrevivientes quienes destacaron que el micro se movía de lado a lado y que unos minutos antes del accidente los bolsos se caían de la parte superior debido a la alta velocidad que circulaba.

La curva la tomó a 99 kilómetros por hora, cuando la velocidad máxima permitida en ese sector es de 40 kilómetros por hora.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario