Información general

Calu Rivero celebró el pedido de captura a Juan Darthés

"Cuando la Fiscalía pidió la orden de captura, pude ver claramente nuestra fortaleza materializada", dijo.

Jueves 07 de Noviembre de 2019

Calu Rivero fue la primera en hablar. Fue ella la que se animó a contar que había abandonado la novela "Dulce amor" por el constante acoso que sufría de parte de Juan Darthés. Ahora que pesa un pedido de captura internacional contra el actor, la actriz confesó que se siente reivindicada.

La semana pasada, el juez del Décimo Distrito de lo Penal de Audiencia de Managua, Celso Urbina, pidió la captura internacional y detención de Darthés, de 55 años, por la violación agravada de Thelma Fardin, mientras realizaban la gira latinoamericana de la serie “Patito feo”, en Managua, y cuando la actriz tenía 16 años.

Darthés, quien vivía en Nordelta, tiene pasaporte brasileño y ni bien se inició la causa judicial se radicó en San Pablo. Las leyes locales le permitirían esquivar la detención, al menos hasta que salga del país o pueda realizarse el juicio en Brasil.

"Esto implica un antes y un después en la historia de la industria del entretenimiento de nuestro país", destacó Rivero, quien se enfrentó a los prejuicios del medio y a abogados mediáticos del actor, al sostener sus acusaciones. Después, a su denuncia se sumaron Anita Co –también querellada por Darthés- y Natalia Juncos.

Rivero dio su testimonio en la causa de Fardin en la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (Ufem), en Buenos Aires, en uno de los elementos de prueba que fueron tenidos en cuenta por la fiscalía de Nicaragua para pedir su detención.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Call Me DIGNITY (@lacalurivero) el

"Estaba volviendo de estar una semana en un seminario de actuación en el medio de la montaña, incomunicada, en Grecia. Estaba sola, en el hostel, cuando llamé a mi hermana para contarle la experiencia y ella me dijo 'quiero contarte algo'", contó Rivero, y agregó: "No pude parar de llorar. Lloré lloré, lloré como una niña, lloré hasta que pude ver cómo esa herida se cicatrizaba por completo, se hacía cascarita y se regeneraba en una nueva piel".

"Fue muy impactante cuando la Fiscalía pidió la orden de captura. En ese momento pude ver claramente nuestra fortaleza materializada. Pero ahora sí ¡lo pide la justicia! Esto implica un antes y un después en la historia de la industria del entretenimiento de nuestro país", agregó.

"Aprendí cómo tratar a las personas que me faltaban el respeto y entender que era parte de un comportamiento cultural"

"Hay un antes y un después en la Justicia. Y este es un gran, gran paso y un respaldo para todas. Ya quedo atrás, quedó todo lo que pasamos públicamente y lo que vivimos a puertas cerradas. Las erupciones que me salían en la cara de los nervios, la angustia, la pérdida de identidad, la caída del pelo por no poder decir la verdad", contó Rivero.

"Pienso en todo lo que tuvimos que pasar para hacer justicia con algo que no elegimos vivir. Agradezco y abrazo a Thelma y su fortaleza. Agradezco y abrazo a Nati Juncos y su fortaleza. Agradezco y abrazo a Anita Co y su fortaleza", siguió.

Asimismo, confesó cómo le denuncia a Darthés afectó su vida cotidiana. "Muchísimo. Con el tiempo pude ver que mientras más fuerte me mostraba más bullying recibía en la prensa y las redes sociales. Lo sufrí mucho en soledad. Desde el lugar que tengo intento con humildad cambiar la conversación cultural y hacer ver cuán dañino es el bullying en todas sus formas", dijo.

Embed

"Aprendí cómo tratar a las personas que me faltaban el respeto, aprendí a no tomármelo personal y entender que era parte de un comportamiento cultural de nuestro país. Las bromas burlonas, el ataque sutil, hacerte sentir vergüenza pública, la invasión del espacio personal está mal, es contagioso, lastima mucho y lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra", reveló.

Consultada acerca de si luego de la denuncia de Fardin, muchos empresarios, actores, periodistas, le pidieron perdón, dijo: "Elijo hablar de mí y de mis experiencias. El silencio es miedo, a ser parte, a perder el trabajo y, con todo el amor, aunque me duela, lo entiendo". Y agregó: "Pedir perdón es el acto de humildad más grande y bello del mundo".

Finalmente, contó lo que sintió cuando la pusieron en duda. "Esto escribí en mi libro y describe perfectamente por lo que pasé cuando mi verdad estaba siendo desacreditada o puesta en duda: 'Desnuda, así me sentí durante muchos años, desnuda y ultrajada, sin posibilidad de cubrirme ni de protegerme. No había atuendo que pudiera esconder lo que por dentro seguía invadiéndome. Intenté todo, pero no hubo forma de escapar. Tuve que enfrentar lo sufrido, aceptarlo y aceptarme, preguntarme y responderme las preguntas más básicas para comenzar la reconstrucción'. Hoy, con la reafirmación judicial del pedido de captura me siento más digna que nunca", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario