Información general

Habló el "testigo T" que vio la "patada criminal" que mató a Fernando

Se llama Marcos Acevedo, es taxista y se presentó para sumar su testimonio a la causa por la que hay diez rugbiers detenidos.

Jueves 30 de Enero de 2020

Marcos Acevedo es el "testigo T", uno de los testimonios clave en la causa que investiga el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Esa noche, la del crimen, vio cuando el grupo de rugbiers atacaba al joven hasta quitarle la vida.

Estaba en la vereda de enfrente y siguió la pelea que se desataba en las inmediaciones del boliche Le Brique. Fue ahí que decidió acercarse y vio cómo los agresores se abalanzaron sobre la víctima y lo golpearon brutalmente, una acción que repitieron con cuanto amigo suyo intentara separarlos.

Acevedo vio directamente la golpiza que tuvo como consecuencia la muerte de Fernando Báez Sosa y este martes se presentó voluntariamente en la fiscalía para atestiguar. Declaró durante tres horas. Anoche, en diálogo con Canal 13, reveló que tardó en hablar porque estaba muy afectado.

Embed

Aunque Acevedo se dedica a otra cosa, durante el verano maneja un taxi por las noches a modo de trabajo extra. Ese día, estaba con su auto en la puerta del boliche cuando vio que el patovica sacó a Fernando. "Se notaba que era un chico calmo, tranquilo. Desde adentro del auto vi cómo trataba de explicarle al muchacho de seguridad que él no tenía nada que ver y que quería ingresar nuevamente al boliche. Cuando no logra su cometido, se retira", explicó.

Apenas unos minutos después, Acevedo vio cómo fueron sacados los rugbiers, "forcejeando y alterados". “En ese momento se pusieron a discutir con los patovicas para ingresar nuevamente. Al no poder hacerlo, escucho que dicen "hay que ir a cagarlo a palos’", declaró.

>> Leer más: Los 10 rugbiers ya están alojados y aislados en el penal de Dolores

"En ese momento cruzaron la calle corriendo y cuando miro a mi izquierda, veo que se dirigen directamente a ese chico, a Fernando. Después, lo conocido por todo el mundo y lo que se vio en los videos", completó.

Acevedo dijo estar profundamente conmocionado por lo que vio ese día y por lo que vendría después. Sobre el ataque, contó que vio cómo un chico de camisa blanca le daba, "como mínimo, cuatro golpes de puño en la cara". "Fernando queda desvanecido. Me daba cuenta por sus brazos, no lograba defenderse ni taparse la cara".

Además, hizo hincapié sobre la diferencia física que había entre la víctima y el grupo de rugbiers y aseguró que Fernando "no tenía modo de defenderse".

"Cuando él estaba ensangrentado en el piso y le deja de pegar el chico de camisa blanca, quedó tendido y trató de apoyar el brazo izquierdo y levantar la cabeza. En ese momento, vino otro muchacho de camisa azul y le pegó una patada en la cabeza tremenda. Para mí, el golpe letal es ese. La patada en la cabeza fue criminal", se explayó.

Acerca de los cuestionamientos que apuntan contra quienes estuvieron presentes pero no intentaron frenar el ataque, Acevedo dijo que "hay que entender la situación" y resaltó que todo sucedió en 30 segundos. "Cuando vos lográs reaccionar, ya pasó todo", aseguró.

“Lo único que espero es que este caso sea un precedente para crear una ley en donde el estado tome cartas en el asunto y pueda ordenar el espacio público, que haya policías que estén presentes”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario