..

General Lagos y una fuerte "apuesta a la convivencia"

Fue la consideración del juez Beltramone ante el entendimiento al que llegaron los vecinos luego de las puebladas de febrero.

Miércoles 19 de Junio de 2013

"General Lagos era una sociedad enfrentada y polarizada y hoy ha hecho una fuerte apuesta a la convivencia". Así resumió el juez de Instrucción de los Tribunales de Rosario, Javier Beltramone, la nueva situación de esa comuna del sur de Rosario después de un trabajoso acuerdo logrado entre las partes a raíz de los graves hechos ocurridos durante una pueblada desatada en la localidad el pasado febrero.

Evidentemente satisfecho, Beltramone calificó como "epopéyico" el remontar los enfrentamientos y alcanzar la mediación, y destacó que entre otros puntos del acuerdo se estableció el dictado de jornadas de derecho en la comuna "para explicarle a la gente cómo funciona lo jurídico".

En el texto resolutivo se señala respecto a esta medida que "...los involucrados acordaron un camino de resolución alternativa al conflicto, en la cual se comprometen a resarcir el daño producido y a realizar jornadas de derecho para la comunidad, siendo que los oradores lo serán a titulo gratuito, y con un costo de 10 pesos la entrada, el dinero se destinará a la Seccional policial de General Lagos, para solventar los gastos de reparación de los daños que se le ocasionara el día del conflicto".

Los hechos. Como se recordará, los incidentes tuvieron como detonante la liberación, por parte de la jueza Marcela Canavesio, del responsable de un accidente de tránsito que costó la vida de Belén Villarruel, una joven de 23 años residente en la localidad. Esta fue embestida por el inculpado, Baltasar Nucci, de 35 años, quien a bordo de un Fiat Fiorino la atropelló cuando la joven regresaba a casa en moto desde su trabajo en una estación de servicios, en la intersección de las rutas A-012 y 21.

La población de General Lagos estalló cuando Nucci, técnicamente imputado de ser causante de un homicidio culposo en accidente de tránsito, fue dejado en libertad, pese a que habría pretendido huir, cosa que no pudo concretar impedido por la acción de un camionero al que Nucci pretendió sobrepasar, causando el accidente.

Otros antecedentes de conducción peligrosa y cierta aureola de impunidad que habría sobrevolado los hechos generaron la violenta reacción de la población, que al día siguiente atacó la comisaría, el frente de la casa del jefe comunal Oscar Ferri y la vivienda de nicho, provocando graves destrozos.

Aquellos hechos quedaron en manos del juez quien ayer, luego de extensas negociaciones emitió una orden de extinción de la acción penal que incluye los puntos del acuerdo "entre los indicados por instigación, las víctimas de los hechos y el ministerio público" según expresó a LaCapital.

Satisfacción. Beltramone se mostró ayer sumamente satisfecho por el acuerdo, que tiene la particularidad de contener una consideración que los juristas denominan con el latinismo "obiter dictum" (o "dicho de paso") en el que entre otros párrafos señala: "Durante las reuniones que se mantuvieran a los fines de lograr el acuerdo hoy logrado, se puede decir sin lugar a dudas que todas las partes involucradas mostraron una madurez y sensatez que la sociedad toda reclama y siendo que varios de ellos son dirigentes y referentes sociales de la comuna de General Lagos, mayor es el beneplácito".

El titular del Juzgado de Instrucción Nº 9 destacó además en esta consideración: "Deberíamos prestar atención sobre estas personas que renunciando un poco y escuchándose otro poco, hoy realizan el fin más esperado de la Justicia; la restauración del conflicto. Restaurar por definición es renovar, es volver a poner algo en el estado o estimación que antes se tenia. Nada volverá a ser como antes es cierto, pero sí aparece la sensación de que será mejor", consideró finalmente.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario