Edición Impresa

General Lagos: otro presunto caso de abuso en el Cottolengo

Un residente del Cottolengo Don Orione, de General Lagos, denunció que un hombre que prestaba allí servicios de mantenimiento abusó de él.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

Un residente del Cottolengo Don Orione, de General Lagos, denunció que un hombre que prestaba allí servicios de mantenimiento abusó de él. La víctima sería uno de los tres muchachos abusados por el religioso Juan Aveiro, de 53 años, quien —como dio cuenta entonces LaCapital— en 2018 fue imputado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por haber sido cometido por una persona encargada de la guarda de la víctima y abuso sexual con acceso carnal, entre otros cargos.

Según lo informado por el periódico La Posta Hoy, el nuevo hecho habría sucedido hace unos días en el complejo que alberga a internos con capacidades diferentes. Enterados del caso, desde la institución se activaron el protocolo para resguardar a la víctima y se separó al supuesto abusador, quien ya tiene acceso prohibido a la entidad. El acusado es un hombre mayor de edad que hace años se dedica a los servicios de mantenimiento de la pileta. Se destacó que no era un empleado directo del Cottolengo, sino un autónomo que facturaba por sus tareas. Lo contrario que Aveiro, que sí era un religioso de la comunidad.

El sitio Extremo Diario, a su vez, publicó que hay un sumario interno abierto e investigaciones en curso por la institución y se buscan testimonios del personal. Aún en la Justicia no recayó ninguna denuncia y por ello no hay intervención.

Dos de los empleados del Cottolengo expresaron al periódico La Posta Hoy que creen la denuncia del residente porque es una persona que está hace mucho tiempo allí. "Es prácticamente independiente y no tiene por qué mentir; siendo que ya pasó por un caso de abuso corroborado, en referencia al del hermano Juan", dijeron.

Al parecer, el chico envió audios a personas del Cottolengo donde acusa al encargado de mantenimiento. Los empleados comentaron que el denunciante dijo que el hombre "lo toqueteó, manoseó y que él se negaba, y que lo hizo en la sala de máquinas". Ambos testimonios destacaron que es una persona mencionada en el expediente de los hechos deshonestos que tuvieron repercusión en mayo de 2018.

Según las mismas fuentes, los empleados afirmaron que, tras conocerse aquel caso, "este hombre fue el que le hizo un cambio de celular a este chico". Y sospechan que quizás ese teléfono tenía pruebas que lo comprometían. Los dos empleados del Cottolengo coincidieron en que el hombre tenía un vínculo muy estrecho con Aveiro y que solía ir en horas de la noche "a mirar la pileta".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});