La Ciudad

Financian medidores de dióxido de carbono para los gimnasios

El Banco Municipal y la Cámara de Gimnasios fimaron un convenio. La idea es que los espacios donde se desarrollen actividades deportivas tengan equipamiento para medir la pureza del aire.

Viernes 11 de Junio de 2021

El Banco Municipal firmó un convenio con la Cámara de Gimnasios de Rosario para financiar la compra de medidores de dióxido de carbono (C02) en los espacios cerrados donde se desarrollen actividades deportivas, con el propósito de garantizar la ventilación cruzada que evite la transmisión del Covid-19. En el marco de la campaña Ventilar que desarrolló el Ministerio de Salud de la Nación, la Universidad Nacional de Rosario (UNR) entrega medidores a facultades, escuelas e institutos que permiten alertar sobre la ventilación de los ambientes. También los utiliza el Ministerio de Trabajo para sus inspecciones.

En un contexto donde algunas rubros fueron afectadas y debieron suspender sus actividades por las restricciones para evitar los contagios de coronavirus, el Banco Municipal y la Cámara de Gimnasios de Rosario firmaron hoy un convenio a través del cual los comercios podrán acceder al financiamiento de 25 mil pesos en seis cuotas sin intereses para la compra de aparatos que les permita comprobar la correcta ventilación de los espacios o salones donde se desarrollan las actividades.

Si bien no es obligatorio, las autoridades analizaron que los equipos pueden ser incorporados como parte del protocolo, y resultar una buena medida para demostrar que la actividad, que por ahora permanece cerrada, podría implementarlos como medida preventiva durante las rutinas deportivas, además de los ventanales y la buena ventilación que garantice la corriente cruzada de aire.

Los equipos para medir la carga de dióxido de carbono (CO2) están desarrollados por alumnos de la UNR. El Ingeniero Industrial Franco Schiavone, el estudiante de Ciencias de la Computación Mariano Crosetti y el estudiante de Ingeniería Electrónica Alejandro Crosetti, y se comercializan a través de la firma Ventilemos.

El convenio con el Banco Municipal permitirá, por ahora sólo a gimnasios, acceder a la financiación para la compra de modelos de pared, portátiles, y a un sistema de tableros con sensores conectados a la red que permite visualizar las mediciones y establecer comparaciones.

En ese sentido, la UNR anunció el lunes la entrega de medidores portátiles de dióxido de carbono a las autoridades de facultades y escuelas medias, lo cual permitirá retomar paulatinamente algunas tareas académicas.

>> Leer más: Abrigos, estufas y hasta mantas: estrategias para dar clases con las ventanas abiertas

También hace unos días este diario dio cuenta de que el Ministerio de Trabajo de Santa Fe controla la aireación de los ambientes con medidores de dióxido de carbono durante las inspecciones a establecimientos laborales, una decisión que también va de la mano de la campaña “Ventilar” que impulsa el gobierno nacional.

En ese sentido, Ventilemos ya proporcionó equipos a empresas metalúrgicas, industrias químicas, escuelas. Los dispositivos circulan en el mercado con un costo que va entre los 20 y los 30 mil pesos. Como resalta la firma local entre sus consignas, ventilar diluye los aerosoles potencialmente infecciosos, reduciendo el riesgo de contagiarse. Medir la concentración de CO2 muestra qué proporción de aire ya ha sido respirado y sirve para decidir cuando ventilar los ambientes.

Partículas en el aire

Cabe recordar que en el marco de la Campaña Ventilar que lanzó el Ministerio de Salud de la Nación, se realizaron distintos abordajes y paneles con investigadores y especialistas del Conicet, donde se expuso la importancia de tomar medidas frente a la posibilidad de respirar aire contaminado por el SARS CoV-2.

“Las células que le permiten la entrada al virus SARS Cov-2 se encuentran en el sistema respiratorio. Se ha comprobado que las células pueden ser infectadas a través de la inhalación de los aerosoles, unas partículas muy pequeñas, invisibles, que las personas emiten a través de distintas actividades respiratorias como, por ejemplo, exhalar, hablar, toser, cantar. El contagio por aerosoles se produce cuando inhalamos las emisiones de una persona infectada”, explicó la investigadora del Conicet Sandra Cordo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario