El gobernador, el presidente y la intendenta, el año pasado, en el que fue el último acto de un 20 de Junio inamovible.

Feriados

El traslado del feriado del 20 de Junio generó arduas chicanas políticas

El decreto de necesidad y urgencia con que el presidente Mauricio Macri modificó el régimen de feriados nacionales y volvió trasladable al Día de la Bandera siguió cosechando rechazos y desde el PRO se deslizó incluso al terreno de la chicana política. Con tono grave, el gobernador Miguel Lifschitz tildó la decisión de mover el 20 de Junio, pero también el 24 de Marzo y el 2 de Abril, de "gran error" y una "falta de consideración y respeto hacia millones de argentinos que valoran esas fechas como fundamentales". Desde el PRO, en Santa Fe el único que salió a hablar por explícita decisión del partido fue el diputado nacional José Núñez Jurado, quien "a título personal" opinó que el carácter inamovible del feriado no debió haberse modificado y confió en que el gobierno pueda "rever" la medida, pero optó por minimizar el tema reprochando al "socialismo" una "reacción desmedida" ante problemas "mucho más graves, como tener media provincia inundada" o "la ciudad tomada por narcos".    "Le sugiero al gobernador que le vaya a preguntar a la gente que está bajo el agua si le parece tan importante que un feriado sea movible o inamovible", disparó el legislador macrista, oriundo de Piñero, en declaraciones a La Ocho.    La "sugerencia" de Núñez Jurado funcionó como respuesta a los dichos de Lifschitz sobre la modificación del 20 de Junio, quien en sintonía con lo afirmado por la intendenta Mónica Fein también dijo sentirse "sorprendido y muy contrariado" frente a la transformación del feriado en trasladable.    Es "una fecha cara para los rosarinos y santafesinos", que "costó que fuera un feriado ubicado en la fecha que corresponde", afirmó el mandatario, quien incluso cuestionó el mecanismo usado por Macri para revertirlo, un decreto de necesidad y urgencia, "que no debiera aplicarse para estas situaciones", ya que "tranquilamente podrían haberse esperado las sesiones del período de sesiones ordinarias de la Legislatura".    Lifschitz extendió sus críticas por el 20 de Junio a los también feriados nacionales del 24 de Marzo y 2 de Abril, uno el día "de la memoria, la verdad y la justicia", en el que se recuerda "a las víctimas del terrorismo de Estado", y el otro el del homenaje "a los veteranos y caídos de Malvinas, y el reclamo histórico de la Argentina sobre la soberanía en las islas del sur".    Pero Núñez Jurado defendió al gobierno nacional de las críticas del gobernador y del "socialismo, que lleva 9 años en la provincia y veintipico en Rosario", con un contraataque.    "Me parece que tienen alterado el orden de prioridades y buscan siempre encontrar culpables antes que resolver los problemas de los santafesinos", disparó, ya que que las autoridades locales "podrían haber discutido esto sin tanto aspaviento y en privado, como caballeros".    "Me llama la atención todo lo que he escuchado sobre este tema, cuando no veo a tanta gente preocupada por un feriado, sino por las inundaciones", indicó.    Y por Twitter el diputado fue aún más duro. Al dicho de Lifschitz sobre que el traslado del feriado era una "falta de respeto" le contestó: "Falta de respeto a millones de argentinos es tener la ciudad tomada por narcos".    Aun así, Núñez dijo que el tema feriados era "opinable" y que pudo haber "algún error", por lo que confió en que el gobierno de Macri, "al que no se le caen los anillos por cambiar una decisión", podría modificarla "si los argumentos son importantes". Sumando apoyos Mientras tanto, continuaron los contactos de Fein con diputados nacionales para impulsar una reacción en bloque ante el DNU de Macri. Ayer fue el turno de Alejandro Grandinetti (Frente Renovador), quien se reunió con la intendenta para abordar distintos temas, entre ellos el del Día de la Bandera.    "Tal como hice con otros legisladores nacionales y provinciales, le pedí a Alejandro que acompañe la solicitud de volver a inamovible el feriado del 20 de Junio", sostuvo la intendenta al término del cónclave con el diputado del Frente Renovador.    También se sumó a la movida "antidecreto" el titular del bloque oficialista en el Concejo, Horacio Ghirardi, quien presentó un proyecto de decreto para encomendar al Ejecutivo que reclame al gobierno nacional retrotraer la medida e impulsar reuniones con los legisladores nacionales para unificar posiciones sobre el tema.    "Nuestra ciudad, su gobierno, sus instituciones, los rosarinos en general, peleamos mucho tiempo para que se reconozca al feriado del 20 de Junio su particular carácter y sea declarado inamovible", sostuvo, y dijo que volverlo trasladable "le quita a la fecha entidad y significación, algo que realmente no ayuda a conmemorar la inmensa figura" de Belgrano ni a "valorar la profunda connotación que la bandera nacional tiene para los argentinos", afirmó. Así, el decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Macri entró en la arena de la chicana política y encendió pasiones. Todo, en medio de un año electoral, donde los discursos se amplifican .

Por