..

Está entre la vida y la muerte tras ser atacada a hachazos por su pareja

La víctima permanecía en el Heca en estado gravísimo. El agresor fue detenido e imputado. Hablan los hijos de la mujer. El macabro episodio se produjo en Chabás.

Viernes 02 de Octubre de 2015

Una mujer de Chabás se debate entra la vida y la muerte al ser atacada brutalmente por su pareja que le provocó con un hacha severas lesiones en su cabeza tras una fuerte discusión que terminó de la peor manera. El hombre, que se abstuvo de declarar, fue imputado por el delito tentativa de homicidio agravado por el vínculo. Los hijos de la víctima dijeron a La capital que este fue el corolario de una larga historia de violencia física y verbal (ver aparte).

La víctima, identificada como Alejandra Ortega, de 42 años, permanece internada en el Hospital de Emergencia Clemente Alvarez (Heca), de Rosario, y su estado de salud es grave con pronóstico "ominoso a corto plazo", según detalla un informe forense solicitado por la fiscal titular del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, Marianela Luna, quien interviene en la causa.

En tanto que el agresor, de nombre Silvio L., y de 40 años, fue imputado ayer por el presunto delito de tentativa de homicidio agravado por el vínculo en circunstancias de violencia de género.

Así fue resuelto en el marco de una audiencia donde además el juez de la investigación penal preparatoria, Carlos Pareto, también hizo lugar al pedido de Fiscalía de dictar la prisión preventiva sin plazo al considerar que estaban dados todos los presupuestos en tal sentido, por lo que el incriminado continuará detenido en la alcaidía de la UR-IV Caseros, con asiento en Casilda.

La defensa de Silvio L., quien se abstuvo a declarar y se mostró visiblemente compungido hasta las lágrimas durante el transcurso del acto, había solicitado, sin éxito, la morigeración de la medida a través de un arresto domiciliario o bien en la cárcel pero durante una fecha determinada.

Conmoción. El caso conmocionó a la comunidad chabasense que aún no sale del asombro pese a que el agresor ya contada con antecedentes de violencia como fue puntualizado por la fiscal Luna en el marco de su alocución para definir el perfil del imputado y justificar aún más su planteo de inscribir el delito achacado en el marco de una suerte de femicidio.

El hecho se produjo el miércoles poco después de las 21 —aunque recién tomo estado público ayer— luego de una discusión de pareja cuyos motivos no trascendieron. La desavenencia comenzó en la vivienda de General López al 1.200 que comparten con tres de sus hijos y fue subiendo de tono al punto que la mujer habría salido corriendo hacia la calle hasta ser alcanzada a unos pocos metros por su pareja que le asestó dos hachazos en la zona craneana dejándola tendida en el piso frente al estadio de fútbol del Club Atlético Chabás. El cuerpo fue hallado exactamente a 90 metros de la vivienda.

Tras la feroz agresión el hombre creyó haberla matado y él misma habría sido quien se comunicó con la policía para dar cuenta del suceso, pero al llegar al lugar afortunadamente la víctima se encontraba con vida, por lo que bomberos voluntarios la trasladaron al Samco local donde tras ser estabilizada fue derivada al Hospital San Carlos de Casilda y finalmente al Heca de Rosario debido a su critico estado. Durante el periplo hizo tres paros cardíacos aunque logro ingresar con vida al nosocomio rosarino donde permanece en coma y con respiración asistida a causa de los graves traumatismos que presenta con pérdida de masa encefálica.

El agresor fue apresado en inmediaciones de su domicilio que también soporto sus embates de ira causando diversos daños internos al igual que dos automóviles de su propiedad que estaban estacionados —un Dodge 1.500 y Renault 12— con los que arremetió provocándole roturas de vidrios entre otros destrozos.

Discusión. Poco tiempo antes del ataque la policía había estado en la casa de la pareja en cuestión luego de recibir una comunicación telefónica de una vecina que dijo haber escuchado una fuerte discusión.
  Al acudir al lugar la mujer explicó que fue “una discusión que no pasó a mayores” y prefirió quedarse en su vivienda y recién radicar la denuncia cuando llegara su hijo pese a la insistencia de los agentes policiales para trasladarla a la comisaria a tal efecto, seguramente sin imaginar que ello podría haberle evitado la brutal golpiza que recibió más tarde y casi termina con su vida.
  A veinte minutos de su primera intervención registrada a las 20.50 la policía regreso al mismo sitio luego de que Silvio L. atacara a su mujer y habría comunicado lo sucedido a lo que se sumó otra llamada telefónica de una vecina dando cuenta de que había visto a una mujer tendida sobre la calle con cortes en su cabeza.
  En la escena del hecho fue hallada y secuestrada el hacha que habría utilizado el agresor para intentar matar a su conviviente. Y además se incautó la ropa ensangrentada del presunto victimario así como su celular además de constatarse otras evidencias de interés para la causa.
  “Nada justifica lo sucedido pero a este hombre ella (por la mujer) y los hijos lo volvieron loco sino no hubiese cometido esta atrocidad”, dijo una vecina del barrio donde sucedió el hecho, lo que contrasta con otros testimonios recogidos por este cronista que lo caracterizan como “un tipo violento”.

Antecedentes. Luna hizo referencia en la audiencia que Silvio L. tenía antecedentes por causas de amenazas y lesiones desde 1997 a 2012, de las cuales algunas ya fueron archivadas y otros aún se encuentran en trámites. La única radicada desde que se puso en marcha el nuevo sistema procesal penal fue la que data de marzo de 2015 y cuya causa por lesiones la fiscal le imputó junto al hecho de extrema gravedad surgido ahora contra la misma víctima.
  Aunque no fue confirmado trascendió que una hija de la pareja habría presenciado la discusión cuyo desenlace corrió como reguero de pólvora en esta localidad del departamento Caseros que el fin de semana fue escenario de otro hecho de agresión, aunque de menor magnitud, que tuvo como víctima a una enfermera del Samco. Lo curioso es que aquel atacante sería hijo del hombre que intentó matar a su mujer, lo que en Chabás alienta especulaciones de todo tipo. El joven agresor sufriría problemas de adicciones y habría irrumpido al centro sanitario.

Una larga historia de violencia física y verbal

"Según el último parte médico, nuestra madre está en coma. Tiene una lesión muy fuerte en la cabeza y en la espalda y hay pérdida de masa encefálica". Así describieron Jonathan y Maximiliano, dos hermanastros de 24 y 25 años respectivamente, el gravísimo estado que presentaba ayer por la tarde Alejandra Ortega, de 42 años, la mujer ferozmente atacada a hachazos por su pareja el miércoles a la noche en su vivienda de la localidad de Chabás.

La mujer recibió las primeras atenciones en un centro de salud chabasense y luego fue derivada al hospital San Carlos, de Casilda y desde allí, dada su gravedad, al Heca de Rosario, cuyos médicos habían logrado estabilizar la presión arterial de la paciente.

Los hijos de la víctima, en medio de una larga vigilia en la sala de espera del Heca, contaron ayer a este diario los crudos hechos, ocurridos como culminación de una larga historia de violencia física y verbal entre la pareja. Ella es madre de seis hijos, cuatro de ellos menores y entre los que se cuentan tres mujeres. Su concubino y agresor es Silvio L., cuya edad los jóvenes no pudieron precisar aunque señalaron que es mucho más joven que su víctima.

Celos enfermizos. "El la acusaba a ella de malos tratos y hasta llegó a hacerla encerrar en una clínica para adictos. Al mismo tiempo, le montaba permanente escenas de celos y hasta le saboteaba los pequeños trabajos en los que se embarcaba. Nunca la dejó ser independiente" destacaron.

Según señaló Jonathan a LaCapital, "esta es una historia de violencia que lleva 15 años y que todos los vecinos nuestro conocen. El maltrato era permanente. Yo estaba en la casa hasta un momento antes y para agredir a mi madre esperó que yo me fuera. Además, después de eso, destrozó a golpes nuestro auto y todo lo que encontró dentro de la casa", indicó el hijo, que junto a su hermano Maximiliano recordó que Silvio L. —quien tras ser detenido fue trasladado a Casilda—, efectivamente le propinó a su víctima un hachazo en la cabeza y uno en la espalda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS