6 de Agosto

Día del Ingeniero Agrónomo

Lunes 09 de Agosto de 2021

Como cada 6 de agosto, conmemoramos el Día del Ingeniero Agrónomo, momento sugerente para compartir reflexiones. Y como en toda reflexión, -respaldándonos en Teilhard de Chardin, “ el pasado me ha revelado la estructura del futuro”-, es interesante iniciarla remitiéndonos al comienzo de la historia.

Al fin y al cabo, hace más de diez mil años la agricultura cambió el rumbo de la humanidad, modificó paisajes, modos de vida, de alimentación de nuestra especie.

Durante ese transcurrir, si bien el hombre modificó su entorno, esas modificaciones no pusieron en peligro su sobrevivencia ni la de sus descendientes. En los últimos 300 años, se afianza la agricultura y la ganadería como modo principal de obtener alimentos, y a juzgar por la evolución de varios indicadores, se suscitan dudas sobre la sustentabilidad de los sistemas de producción.

Al momento de evaluar esa hipótesis, deben añadirse otras demandas derivadas de nuestra modernidad, como el aumento de la población mundial, la creciente urbanización de esa población, la imposibilidad de agregar nuevas tierras al proceso productivo, degradación de las que están producción, los apremios que implica el cambio climático, la necesidad de proveer alimentos que consoliden la seguridad alimentaria, el mantenimiento de los servicios ecosistémicos, etc., etc.

Un conjunto, que nos conduce a un primer corolario, la ciencia y la tecnología son fundamentales para enfrentar los problemas que derivan lo expuesto.

Y es aquí donde el rol del Ingeniero Agrónomo se hace estratégico e inexcusable. Pues para nosotros, no es un secreto que la naturaleza se sostiene en los equilibrios, los ciclos del agua, del carbono, del nitrógeno son ejemplos de los complejos equilibrios de la vida. De modo que, al existir equilibrios, necesariamente debe haber límites.

Ahora bien, esos límites no funcionan como los que imponen los regímenes autoritarios, ni los que resultan de una aplicación excesiva de inteligencia artificial.

Los límites estarán dados por la aplicación del discernimiento profesional, de la articulación de la responsabilidad, capacidad de innovar y criterio técnico, social, económico, cultural que el Ingeniero Agrónomo pone al servicio de la actividad agropecuaria.

Desde CIASFE, estamos empeñados en que las instancias oficiales y privadas entiendan y asuman que nuestra participación garantiza producir alimentos sanos de manera sustentable, en definitiva, FUTURO.

CONSEJO DIRECTIVO CIASFE 2

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario