Escenario

Zambayonny: "Cada gira tiene su propio espíritu"

El cantante repasará en McNamara toda su carrera y sus fanáticos podrán disfrutar de composiciones.

Sábado 07 de Abril de 2018

Zambayonny regresa a Rosario para presentarse en un formato íntimo, que se transformará en un ciclo de tres shows distintos, en abril, mayo y junio, donde no repetirá ninguno de los más de 50 temas que hará en Rosario. El primero será hoy, a las 21, en McNamara (Tucumán 1016). Zambayonny repasará toda su carrera y sus fanáticos podrán disfrutar de composiciones que hacía mucho no escuchaban en vivo.

   —¿De qué trata este ciclo de shows y cómo surge la idea de no repetir ningún tema?

   —La idea surgió conversando con el público después de los shows y recibiendo una gran cantidad de pedidos para que tocara canciones viejas. Por lo tanto me puse a hacer una revisión de canciones escritas desde 2001 al 2017, seleccioné 90, las estudié, las ensayé, las acomodé en tonalidades posibles y las dividí en seis shows de 15 canciones tratando de que cada función tuviera todos los climas bien repartidos. Luego en cada noche se fue sumando un invitado diferente con el que compartíamos una canción suya y otra mía. Así se fue armando este ciclo que ahora repetiremos en Rosario con tres recitales diferentes.

   —¿Es un show más íntimo a los que hiciste últimamente en Rosario, qué te genera eso?

   —A mí me gustan mucho los dos formatos. Cuando toco con la banda es un placer porque podemos tocar el repertorio con todos los detalles y ofrecer un espectáculo mucho mejor musicalmente porque los chicos que me acompañan son todos probadamente talentosos y le dan una vida especial a las canciones. Cuando toco solo con la guitarra, como en esta oportunidad, es mucho más relajado, hay mucho más diálogo con el público y suelo contar detalles e historias de las canciones. Cada gira tiene su propio espíritu.

   —Hace un tiempo que venís trabajando con Hernán Casciari. ¿Qué motivó ese encuentro? ¿Impactó en tu forma de componer?

   —A Hernán lo leo y lo admiro desde hace muchos años, aún desde antes de conocerlo. Luego las vueltas de la vida nos acercaron en charlas, asados, y después surgió la posibilidad de compartir escenario, algo que para es una verdadera alegría porque nos llevamos muy bien, tenemos modos de encarar las cosas muy parecidos y conocemos perfectamente la dinámica de nuestro espectáculo sin habérnoslo explicado nunca. No sé si impactó en mi manera de componer, ojalá que sí, porque uno aprende de los amigos y más de los que se dedican a lo mismo que uno.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario