Escenario

Woody Allen se pone nostálgico con un viaje a los dorados años veinte

"Medianoche en París" puede ser considerada un hito en la carrera de Woody Allen. Es que el filme, que se estrena hoy, fue uno de los mejor calificados en Estados Unidos, donde la crítica fue últimamente implacable con su trabajo...

Jueves 30 de Junio de 2011

"Medianoche en París" puede ser considerada un hito en la carrera de Woody Allen. Es que el filme, que se estrena hoy, fue uno de los mejor calificados en Estados Unidos, donde la crítica fue últimamente implacable con su trabajo; no focaliza especialmente en las obsesiones típicas del director neoyorquino, además de haber inaugurado con éxito el último Festival de Cannes.

Allen, que volvió a filmar en los románticos muelles de París después de "Todos dicen te quiero" una elogiada comedia musical con Edward Norton y Drew Barrymore, logró que "Medianoche en París" sea su película más taquillera en los últimos 25 años en Estados Unidos.

El filme, con un presupuesto de treinta millones de dólares, transcurre íntegramente en la capital francesa y está protagonizado por Owen Wilson, Rachel McAdams, Adam Brody, Marion Cotillard y la primera dama francesa Carla Bruni, en un pequeño personaje.

Allen, cuyas películas son más populares en el extranjero que en su país, abandonó su ciudad natal Nueva York como set único de su trabajo desde que filmó "Match Point", en Londres en 2005. Luego fue el turno de "Vicky Cristina Barcelona", en 2008, en España y que le valió un Oscar a Penélope Cruz. Y más tarde, "Conocerás al hombre de tus sueños".

"Medianoche en París" es una comedia romántica que transcurre en París entre el presente y los años 20. "En esta película no me interesaba para nada la realidad. Me alejé por completo de ella porque quería dejarme llevar por la fantasía y la imaginación. Y en ese sentido, París era el escenario ideal para dejar volar mi subjetividad", afirmó Allen.

"Medianoche en París" narra la historia de Gil (Wilson), un escritor y guionista de Hollywood que sueña con terminar su primera novela en París, donde cree que podrá encontrar la inspiración que no halla en California. Mientras que de día acompaña a su novia y a sus padres a reuniones sociales o a recorrer locales de decoración, por las noches Gil se deja llevar y deambula sin rumbo hasta que una medianoche, cuando las campanadas de una iglesia marcan la hora, aparece un automóvil antiguo que se detiene a su paso.

Unos personajes llegados de otra época lo invitan a subir y lo llevan hasta una fiesta donde se divierten artistas muertos hace años como Francis Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Cole Porter y Jean Cocteau.

La película cuenta con la participación de Carla Bruni, la esposa del presidente Nicolás Sarkozy, cantante y ahora actriz, quien en su debut en cine asume un pequeño rol como experta en el escultor Auguste Rodin, que en un momento del filme ayuda al protagonista a traducir un pasaje de un libro en el que se habla de él.

En "Medianoche en París" sobrevuela la nostalgia, un sentimiento que por momentos a Allen le resulta extraño y por eso quizo analizarlo: "Me pongo nostálgico en momentos de debilidad, recordando y pensando cosas como «Qué bueno era poder jugar béisbol en la calle y correr a casa y darme una ducha y comer algo de comida poco sana». Y todo eso sin tener ni idea de qué no era saludable o sin importarme nada de eso... pero no lo hice. Era una vida más simple. Aunque después, cuando pienso, ¿realmente? ¿volver a esa vida? ¿era tan bonita?. No lo era. Yo odiaba el colegio, lo pasaba terriblemente mal, tenía todo tipo de problemas. Era bastante terrible".

De alguna manera en esta película, Allen se aleja de un tema como la muerte que abordó en "Que la cosa funcione", un filme de 2009 pero que se estrenó hace poco en Argentina. Según explicó sus sentimientos sobre ese tema se transforman, pero pero en el fondo siguen estando allí.

Sobre los resultados disímiles que tuvieron sus películas en Europa y en Estados Unidos respondió con una broma: "Creo que el algo debe ganar con el doblaje... Hago una película y en toda Europa, en todo el mundo, les encanta, porque posiblemente no están entendiendo mis errores", disparó irónico el realizador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario