Escenario

"Woodstock fue la suerte de estar en el lugar justo y en el momento correcto"

El jueves 22 no será un día más para Rosario. Por la noche Joe Cocker cantará en Metropolitano. Llegará con tu estampa de crooner y, seguramente, alejada del espíritu hippie de los 60 y 70.

Domingo 11 de Marzo de 2012

El jueves 22 no será un día más para Rosario. Por la noche Joe Cocker cantará en Metropolitano. Llegará con tu estampa de crooner y, seguramente, alejada del espíritu hippie de los 60 y 70. Esto dicho muy al pesar de que en su show limeño de la semana pasada exigiera un trago de pisco y vasos de plástico de color rojo, lo cual a más de uno le habrá parecido una postal de Woodstock. Pero a Joe no le gusta demasiado recordar aquellos años turbulentos, aunque lo mismo habla al respecto. Es que en esta larga gira por Latinoamérica y en las escasas entrevistas que dio, no hay periodista que no quiera saber sobre aquellos días de amor y paz sobre el barro woodstockiano.

    “Llegábamos de Ios barrios bajos de Inglaterra y en apenas dos años todo se volvió muy loco. Podía sentir cuándo un gran show estaba por llegar, y cuando llegó me di cuenta de que nadie estaba preparado para algo así. Yo sobrevolé el lugar en helicóptero y vi toda esa muchedumbre. Bajé del helicóptero y fui directamente al escenario, donde la banda ya estaba lista para tocar. Cuando terminamos, recuerdo haber mirado de nuevo al público, eran miles. Y la lluvia empezó a caer. Fue realmente una vivencia muy especial”, recuerda la voz que hizo más popular aún “”With a Little Help from My Friends” de Lennon-McCartney.

   En un tono entre amable y medido, Cocker desgrana en una charla con Escenario algunos de sus recuerdos, cuenta cómo es su vida en un rancho de Colorado, Estados Unidos, y confiesa cuál es su canción favorita (por si acaso, no se trata de “You can leave your hat on”, el tema de “9 semanas y media”).

   —¿Qué recuerda de su anterior visita a la Argentina, hace 20 años?

   —Ya pasó bastante tiempo desde nuestro último recital en Argentina. Creo que nuestra última visita fue en 1991. Recuerdo que estuvieron Keith Richards y los X-Pensive Winos en el show. En realidad, me encanta el país y le digo más, algún día me gustaría explorar la Patagonia y todo el sur argentino.

   —“Mad Dogs & Englishmen” fue un disco muy popular por esta parte del mundo. ¿Qué recuerdos tiene de aquel álbum?

   —Fueron los mejores tiempos, y también los peores. Eramos tantos en el escenario que era un caos. Algunas noches tocábamos muy bien, hasta que las drogas hicieron estragos. El tour fue tan extenuante que cuando terminó yo regresé a Inglaterra, viajé y viví en mi camioneta durante un tiempo. Me llevó un año o más volver a la música.

   —¿Cuál de las canciones que alguna vez cantó le gustaría que quedase en la memoria de la gente y por qué?

   —Una de mis canciones favoritas es “You Are So Beautiful” escrita por Billy Preston. Es una canción tan simple, con un gran mensaje. También era la canción favorita de mi madre. Me emociono mucho cuando la canto. Y nunca me canso de cantarla.

   —Sigue viviendo en Colorado, ¿cómo es su vida allí?

   —Sí, hace casi doce años que vivimos en Colorado. Realmente me encanta el lugar. Adoro la soledad, el clima frío y seco y la vista de las montañas. Es el lugar ideal después de una gira, cuando uno se va quedando sin fuerzas y está tan cansado de entrevistas, viajes y hoteles. Es un lugar donde uno se puede relajar, salir a caminar con los perros y respirar aire fresco. Es mi refugio.

   —¿Cómo hizo para sobrevivir a aquella generación de Woodstock en la cual tantos músicos geniales quedaron en el camino o desaparecieron trágica y prematuramente?

   —Primero creo que Woodstock fue para mí la suerte de estar en el lugar justo en el momento correcto. Después, todo pasó por dedicarme a la música y al oficio. Tuve hits en los años 60, 70, 80 y 90, y todavía sigo en movimiento. Además, la familia y la banda siempre fueron un gran apoyo.

   —Cuando era joven había menos cantidad de artistas en escena. Hoy la competencia es mayor y la escena musical no parece ser tan clara. ¿Cómo se siente en el mundo del espectáculo actual?

   —No soy fanático de los programas de talentos como “American Idol” y “Factor X”. Me parece que les da falsas esperanzas a los que compiten. Creo que uno debe aprender su oficio. E ir puliendo su música en boliches y pubs. Se trata de música, no de fama y dinero.

   —¿Tuvo la oportunidad alguna vez de felicitarla a Kim Basinger por la escena de “9 semanas y media”, con su canción “You can leave your hat on” de fondo?

   —En cada función que hago se me acercan hombres para agradecerme. Parece que muchos romances comenzaron con esa escena. Creo que tendría que agradecerle a Kim.

   —¿Qué pensamientos o sentimientos tiene tras las muertes prematuras de Whitney Houston y Amy Winehouse?

   —¿Qué puedo decir? Todos tenemos demonios contra los que luchar. ¡Son grandes pérdidas! Pero así es el mundo en el que vivimos.

   —¿Qué música escucha?

   —Escucho blues. Hay una emisora muy buena de blues donde vivo. La enciendo a la mañana y la dejo todo el día. Me encantan los viejos músicos de blues como Muddy Waters, Sonny Boy Williamson, John Hurt y, por supuesto, mi mentor Ray Charles.

   —¿Hay alguna banda o músico en particular que hoy lo sorprenda, o le guste especialmente?

   —En verdad, no sigo mucho a las bandas nuevas y no me gusta el rap. Me gusta volver a mis raíces en busca de inspiración.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS