Escenario

Von Trier provocó a Berlín en el festival de cine

Lo volvió a hacer. Enfundado en una camiseta negra con el logo del Festival de Cannes y la frase "persona non grata", Lars von Trier apareció en el Festival de Berlín, donde ayer se presentó su versión íntegra de "Nymphomaniac, I". Eso sí, al terminar los flashes, desapareció.

Lunes 10 de Febrero de 2014

Lo volvió a hacer. Enfundado en una camiseta negra con el logo del Festival de Cannes y la frase "persona non grata", Lars von Trier apareció en el Festival de Berlín, donde ayer se presentó su versión íntegra de "Nymphomaniac, I". Eso sí, al terminar los flashes, desapareció.

Desde que se anunció que su controvertido filme sobre la vida de una ninfómana se estrenaría mundialmente sin cortes -la versión reducida llegó a los cines el 25 de diciembre- había mucha expectativa por volver a ver al cineasta. Y es que tras su expulsión del Festival de Cannes, en 2011, apenas había aparecido en público.

El danés se vengó ahora del certamen galo que le sacó la tarjeta roja por el revuelo generado en la rueda de prensa de "Melancholia" -aquella vez al ser preguntado por sus orígenes alemanes, Von Trier respondió: "Soy un nazi"-. Pero quizá por tratarse de Berlín, evitó someterse a las preguntas de la prensa.

Tampoco compareció ante los medios su protagonista y musa de sus últimos trabajos, Charlotte Gainsbourgh ("Anticristo"), por lo que la película tuvo que ser defendida por su productora y el resto del elenco, encabezado por una guapísima y sonriente Uma Thurman, Christian Slater y Shia LaBeouf.

Sin embargo, la cosa no terminó ahí: y es que LaBoeuf ("Transformers"), que en el filme da vida al primer amante de esta adicta al sexo, se levantó en cuanto un periodista le preguntó por sus escenas de cama. "Cuando las gaviotas siguen al barco, es porque piensan que éste lanzará sardinas al mar", espetó. Y se fue.En la versión estrenada ayer la película se muestra tal y como la concibió el cineasta, sin cortes ni censuras. En total, aproximadamente media hora más de piel contra piel, coito tras coito y orgasmos reales y fingidos en una poética propuesta que busca ahondar en la sexualidad femenina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS