Escenario

Vanucci: "Me separé del Ogro, y esta vez es para siempre"

Martes 10 de Agosto de 2010

Sólo restan dieciocho días para que se cumpla el primer aniversario de su boda. Sin embargo no habrá festejos ni celebraciones. Se habían jurado “amor eterno” al firmar los papeles que los convertían en marido y mujer. Pero eso hoy, forma parte de una historia de amor que será archivada en el pasado de cada uno de sus corazones. Victoria Vanucci (26) dejó el departamento que compartía con su marido, Cristian Fabbiani (26), y se mudó con su hermana. Dice que no quiere detenerse en los recuerdos. Pero con la fuerza que caracteriza cada uno de sus pasos, tomó la decisión y afrontó la palabra que tanto la asustaba, la que se negaba a pronunciar pero que finalmente, y casi como una liberación, sale de sus labios: separación. Hoy asegura que se siente entera y que puso punto final a una relación tan fuerte como problemática.Y, convencida, repite que es esta separación es definitiva. Que fue una decisión difícil pero que ya no tiene vuelta atrás. “Me separé y es para siempre. No hay regreso, ni arrepentimiento”, repite momentos antes de embarcarse hacia Nueva York. No está huyendo pero, paradójicamente, necesita que la distancia también cuente en kilómetros.

Mientras los rascacielos de la Gran Manzana juegan con las nubes una traviesa batalla contra el sol y la temperatura desde muy temprano superó los 20 oC, una mujer joven y bella, se asoma por primera vez. Su mirada sorprendida, ansiosa, fascinada, como la de un niño dispuesto a descubrir el mundo, estalla en emociones. Ríe, grita, abre los brazos y salta. En voz baja comenta que hacía tiempo no se sentía así. Los neoyorkinos se dejan distraer por su frescura y sensualidad. Con la complicidad de un anonimato que le permite pararse en una calle y que nadie haga mención de los difíciles momentos que le tocó vivir, Victoria Vanucci (26) dice que está recuperando su esencia. Quiere dejar atrás la tristeza y, junto a CARAS, aterrizó el lunes 9 en Nueva York, dispuesta a dar el primer paso hacia lo que, asegura, será una nueva vida.

“Me siento rara. Pero estoy contenta de volver a disfrutar de cosas como realizar un viaje sola. Porque una también se puede sentir sola con alguien al lado. Encaré un proceso de autodescubrimiento que me lleva a estar más abierta a nuevas sensaciones. Apenas descendí del avión, me compré una cámara y empecé a sacar fotos de todo. Estoy redescubriendo qué cosas me dan placer. Sacar una foto, sentarme en una plaza, mirar vidrieras, simplemente caminar. Todo esto me permite recuperar mi eje. Por eso siento que este viaje es de autodescubrimiento”, exclama Victoria.

A pesar de su temor, se relaja y abre por primera vez la intimidad de sus sentimiento. Un café al paso basta para que quite por un momento la gran coraza que se había colocado y comience a contar los planes para su futura vida. “Como esta separación es la definitiva, el primer gran y más dificil paso fue quitarme el anillo. Un momento fuerte, con mucho sentimiento. Lo guardé en un sitio especial donde siempre estará. Duele quitarse una alianza, pero entendí que todo es parte de la vida. Era el último signo de ser la mujer de., y ya no está más. Era la única manera de cerrar una etapa para poder comenzar otra. Y que el final de esta historia de amor sea el final, porque ya habían pasado cosas y un tiempo prudencial como para no volver atrás”, asegura y su mirada firme, ya sin huellas de dolor, denota una sinceridad que viene de lo más profundo de su ser.

-¿Cómo queda el corazón después de vivir sensaciones tan fuertes? ¿Ya las heridas no sangran?

-El corazón se está recuperando. Por eso hay que mimarlo. Las heridas están abiertas, pero ya no sangran Trataré de olvidar todo lo malo Cristian es una buena persona, y por eso quiero que le vaya bien Por mi parte, comencé la etapa de cicatrizar heridas No quiero llenarme de rencores Hoy los dos nos guardamos respeto, y punto

-¿Siente que se debía un viaje sola para tomar semejante decisión?

-Sí y, además, era un sueño conocer Nueva York Y no me equivoqué No sentí temor de emprender sola una nueva vida Hoy quiero que me dejen ser; comerme el mundo Cerré una etapa, la dejé atrás y voy dispuesta a todo Si hay algo que aprendí a lo largo de todo este año es que hay que poner límites en la vida, ser más prudente y sólo hablar con la gente en la que una confía

-Su transitar por Nueva York convoca las miradas masculinas y cómplices sonrisas ¿Qué le provoca?

-Todavía no puedo pensar como una mujer sola Sé que nunca paso desapercibida Pero hoy sólo pienso en el día a día y en el disfrute a full de todo lo que se presente Cada mañana despierto y dejo que la vida me sorprenda Quiero vivirla, nutrirme de cosas lindas, gozarla; no sufrir, no perderme de nada, recuperar mis amistades, compartir momentos que me llenen de alegría

-¿Cómo llegó a determinar que esta es la separación definifitiva?

-Tengo ganas de ser yo misma De volver a ser quien era Aún soy muy joven, amo mucho lo que hago, y está bueno que me concentre en eso Durante mucho tiempo no estuve en primer lugar y hoy siento que la prioridad soy yo Puede sonar raro pero estoy aprendiendo a quererme, a explotarme Saber que sirvo para lo que hago, demostrarlo y volver a ser esa mujer que siempre fui Como dicen, después de una batalla salís fortificada Ahora las decisiones las tomo yo, el camino a seguir lo elijo yo, me equivoque o no Siempre fui polémica, contestataria, polvorita, eso era Victoria y quiero volver a serlo Recuerdo que en un tiempo no muy lejano, cuando estaba sobre un escenario o una pasarela, sentía que me iluminaba, nacía en mí algo más fuerte que yo Salía a escena y tenía la sensación de “matar” con mi presencia, mi fuerza y mi seguridad Todo aquello que en este último tiempo había perdido Esa era yo no un personaje que creaba Y eso es lo que quiero, volver a imponerme, a recuperar esa luz que tengo y que estuve guardando
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS