Escenario

Una voz joven y única para grandes clásicos del soul

Joss stone vuelve a sus raíces negras en su nuevo álbum. La cantante británica construyó una singular carrera a base de talento.

Domingo 19 de Agosto de 2012

Joss Stone tenía apenas 16 años cuando su voz alcanzó a romper los esquemas y conquistó los corazones tanto de nostálgicos como de contemporáneos. Su debut discográfico, “The Soul Sessions”, que lleva vendidas cinco millones de copias, fue toda una revelación, ya que esta pequeña podía emular a las mejores cantantes de soul sin ningún problema. Ahora la joven de 25 años regresa con la segunda parte de aquel disco y nueve años de experiencia.

En esta última década, la artista de Devon (Inglaterra) se ha convertido en una estrella mundial que ha colaborado con primeras figuras como Mick Jagger, Stevie Wonder o Tom Jones. Tras ampliar su discografía con cuatro discos más, este año se reunió de nuevo con el productor Steve Greenberg, quien la descubrió en 2003, y con su mentora, Betty Wright, para volver a las fuentes con “The Soul Sessions Volumen 2”.

Más involucrada. Stone asegura que ahora estuvo mucho más involucrada en la realización del disco que en sus primeros años, cuando lo único que tenía que hacer era entrar a la cabina de grabación y demostrar su talento nato frente al micrófono.

“Se puede percibir una gran diferencia respecto al primer disco. Estoy muy contenta de haber podido crecer musicalmente a lo largo de los últimos diez años. Ahora soy capaz de hacer discos en lugar de limitarme a cantar en ellos. Antes no sabía lo que estaba haciendo, me lo inventaba”, reveló la cantante.

“Creo que, sobre todas las cosas, hay una gran diferencia en el modo en que uso mi voz, sobre la que tengo un control mucho más grande que entonces. También ahora tengo más control sobre mis emociones. Entonces, me resulta mucho más fácil cantar y llegar al sonido que quiero lograr”, expresó la joven.

Aunque a muchos de sus fans les parezca insólito, Joss Stone afirma que jamás escucha su elogiado disco debut. “Lo odio porque no soporto mi voz a esa edad. Nunca me había gustado mi voz y ahora tampoco me gusta. No sé cómo a la gente pudo gustarle escucharme cantar con 15 años. Creo que les fue agradando más y más porque era una especie de espectáculo freak, ya que a pesar de mi edad sonaba mucho mayor. Pero eso no importa realmente, ya que el disco no es para mí, sino para el resto de la gente”, admitió.

A pesar de estas observaciones críticas sobre su CD debut, la cantante matizó: “La experiencia que tuve en el primer trabajo fue asombrosa y cambió mi vida por completo. Me enseñó sobre música soul, sobre cómo cantar, actuar y liderar un grupo. Me siento afortunada de repetirlo y de hacerlo mejor”, afirmó.

Grabado en Nashville y Nueva York, “The Soul Sessions Volumen 2” se compone de once versiones de temas clásicos en los que esta vegetariana y amante de los animales da rienda suelta a su potente voz, repleta de matices y profundidad. “While You’re Out Looking For Sugar” es el primer corte, un tema “con unas letras brillantes, que viene a decir que me estás engañando, que salís a acostarte con otras mujeres. Por lo tanto, ¿por qué esperás que yo no haga lo mismo?”, relató la cantante con ímpetu.

El disco también incluye otros clásicos del soul como “I Got The Blues”, de Labi Siffre, y “Teardrops”, de Womack & Womack. La edición de lujo trae cuatro temas extras, entre los que se encuentra una adaptación de “One Love In My Lifetime”, de Diana Ross.

FUERTE PERSONALIDAD. A pesar de su juventud, Stone siempre se caracterizó por su fuerte personalidad. Y esto quedó muy claro tras su agria pelea con la multinacional EMI. Cuando EMI fue vendida a la empresa privada Terra Firma, la cantante quiso dejar la compañía como muchos otros artistas, entre otras cosas porque la nueva administración de EMI le achacaba “gastos exorbitantes y un management excesivamente independiente”.

En este contexto, Stone grabó un nuevo álbum, tensando más la situación, y la discográfica emprendió acciones legales en su contra. Ella perdió varios millones de dólares, y EMI lanzó el recopilatorio “The Best Of Joss Stone 2003-2009”. Sin embargo, la artista logró vengarse con un álbum extraordinario, “Colour Me Free!”, en cuya portada la cantante aparecía enjaulada.

Después de este episodio, la vocalista creó su propio sello, Stone’d Records. “Para mí lo más importante es mi independencia y ser la propietaria de mi música, poder decidir si canto esto o aquello. Ahora puedo hacerlo y así no tengo un jefe al que pedirle permiso para grabar un disco”, explicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario