Escenario

Una serie web para reírse de insólitas entrevistas a personajes populares

El guionista y conductor Martín Garabal habló de la tercera temporada de "Famoso", la comedia que se acaba de estrenar en la plataforma de Flow

Miércoles 09 de Diciembre de 2020

Una semana después del fin de su exitoso ciclo radial “Ultimos cartuchos”, que compartía en Vorterix con Migue Granados, el conductor y guionista Martín Garabal estrenó en la plataforma de Flow la tercera temporada de su serie web “Famoso”, la comedia sobre un inexperto y torpe entrevistador de celebridades que él creó y protagonizó por última vez para las redes de I.Sat en 2014.

“Famoso” revivió de la mano del canal UN3 y Flow, con la participación de grandes figuras como Adrián Suar, Lali Espósito, Guillermo Francella, Mercedes Morán y Leonardo Sbaraglia. Con cientos de miles de reproducciones en YouTube, las primeras dos entregas de la serie —ahora también disponibles en Flow— conquistaron al público por un tipo de humor que saca la risa de la vergüenza ajena y de inverosímiles situaciones en las que el periodista se droga con el famoso o se genera una conexión sexual en cámara.

Compuesta por nueve episodios de seis minutos, la nueva entrega de la serie web retoma al alter ego de Garabal años después y en busca de hacer un regreso triunfal a los medios, sólo que esta vez las incómodas entrevistas a las que somete a los famosos entrañan la intención oculta de persuadirlos a participar de una delirante película que tiene entre manos.

En charla con Télam, el guionista y realizador habló del final del programa “Ultimos cartuchos” y del regreso de “Famoso”, que ahora se encuentra disponible en Flow y en el canal 1 de Cablevisión HD.

   —¿Cómo y cuándo surge la idea de darle continuidad a “Famoso”?

   —A mí me pareció que era un ciclo cumplido, por lo menos en cuanto al formato de entrevistas graciosas con un pibe que está deslumbrado con este universo de la fama y de la actuación, hasta que en 2018 apareció la posibilidad de volver a hacer una serie de la mano de UN3 y se me ocurrió un formato que revitalizaba “Famoso”, que era qué pasa si este pibe siente que llegó a un techo como periodista. Y lo que tiene ganas de hacer es una película, un corto. Entonces utiliza las entrevistas como una excusa para reclutar actores, de manera muy poco ética, porque se juntan para una entrevista y este pibe quiere ofrecerles un guión de una película que no tiene ni pies ni cabeza.

   —Todas las entrevistas llevan a un desenlace que es este corto que el personaje está queriendo filmar. ¿Necesitabas una estructura más compacta?

   —Uno no puede manipular cómo va a ser consumida una serie de estas características, porque después la gente ve cada capítulo porque le gusta más un entrevistado que otro o en desorden porque internet funciona de esa manera. Pero yo siempre las hago a conciencia de una continuidad. En esta tercera temporada todas las entrevistas tienen su parte similar a las anteriores, pero la idea de la planificación de este corto que él quiere hacer está presente.

   —¿Qué hay de vos en este alter ego de Martín Garabal?

   —En realidad mi carrera laboral se dio en el entorno diametralmente opuesto al del personaje. El alter ego de la serie tiene padres que no lo avalan, que tienen una inmobiliaria y que no entienden lo que quiere hacer. Es muy distinto de lo que me pasó a mí, que mis viejos son psicólogos, siempre me estimularon y fueron muy generosos y cariñosos con mi laburo. Cuando la serie se estrenó en 2013 a mí me empezó a ir mejor laboralmente, entonces si bien en la serie encarno a un perdedor, a mí me ayudó a desarrollarme en lo que me gustaba.

   —No sufrís como él el querer estar y no poder.

   —A mí lo que me ayudó es que soy dibujante, diseñador de imagen y sonido, la pegué con la radio, soy guionista, y como que si una no funciona tengo la otra. Nunca se me cayó ningún anillo por ir cambiando de formato. Hubo un momento de la profesión en el que entendí que a veces no se puede planificar tanto y que un laburo te va llevando al siguiente.

   —¿Cómo se preparaban las entrevistas?

   —No tienen guión alguno, son improvisadas. Pero sí trabajamos con los actores, no hay víctima en “Famoso”. El entrevistado sabe que es una ficción y juega a esa ficción conmigo, partiendo de la premisa de que reaccionen como lo harían si un flaco de estas características les viniera a hacer una nota. Construimos desde ahí.

famoso2.jpg
Lali Espósito es otra de las invitadas. 

Lali Espósito es otra de las invitadas.

   —¿Qué cambió del modo de hacer las primeras temporadas con respecto a esta?

   —Me encantaría decir que mucho, pero en definitiva sigue siendo una serie grabada en condiciones bajo presión, con muy poco tiempo y muy librada al instinto. Siempre la dinámica del accidente está muy presente en el rodaje.

   —Tenés ya una larga experiencia en el formato de serie web. ¿Cómo ves su desarrollo en Argentina?

   —Creo que empezó a desarrollar un lenguaje propio, que fue importante UN3 para que eso suceda, que sí es importante que Flow esté comprando y produciendo contenido porque la única manera de encontrar un lenguaje es haciendo, y para eso se necesita que privados y públicos inviertan en eso. En los últimos años se desarrollaron como 200 series web, surgieron propuestas muy interesantes y creo que hay un público para eso.    

   —El final de “Ultimos cartuchos” tuvo un aire de incertidumbre. ¿Fue punto final?

   —Siendo cien por cien honesto, creo que este último año generó un montón de desgastes en nosotros, y creo que el programa también sufrió un desgaste interno, ya sea por hacerlo a distancia vía Zoom, por cómo nos paramos frente a ciertos escenarios y cómo resolvemos, y creo que esta pausa, que veremos si es por tiempo indefinido o para siempre, era necesaria. Creo que un poco lo que quedó claro al aire es que tenemos nuestras diferencias y que tenemos ganas de explorar distintas cosas, y que esa es la razón por la que se termina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS