Escenario

Una serie que se interna en historias rosarinas entre el drama y el humor

"El censo" se estrena hoy en 5Rtv. Dirigido por Elena Guillén y Pablo Romano, fue ganador de un concurso del Incaa y cuenta con actores y equipo técnico locales.

Viernes 30 de Agosto de 2019

La actriz y directora Elena Guillén se interna en la intimidad de un grupo de personas en "El censo", una serie filmada en Rosario junto a un equipo de actores y técnicos de la ciudad. El proyecto resultó ganador en 2015 del concurso Series de Ficción Federales para Televisión Digital Argentina y consta de ocho capítulos de media hora. Según explicó Guillén, también autora del guión, un censo es la excusa para acercarse con espíritu "voyeurista" a la cotidianeidad de estos personajes. "La intimidad a la que no tenemos acceso se abre casi como una puesta en escena para el censista", dijo Guillén sobre este trabajo que alterna el drama y la comedia y que se verá a partir de hoy, a las 23.30, por 5Rtv, el canal de la provincia de Santa Fe.

—¿Cuál fue el origen de la serie?

—Nace de la idea de escribir un corto que como resultó una idea atractiva decidí transformarlo en serie. Son dos censistas que visitan siete casas durante ese día. Ya había hecho dos cortos, "Cuatromil" y "Camino al aeropuerto" y quería seguir produciendo. Después aparece la posibilidad en el programa Series de Ficción Federales del Incaa y lo convoco a Pablo Romano para la producción y codirigir.

—¿Sobre qué temas te interesaba indagar?

—Me interesaba conectar cómo las preguntas que cuantifican las estadísticas de un censo pueden resonar en la intimidad de un hogar. Cada hogar, cada grupo con el que ellos se encuentran, en función de su universo, lo toma y tiene una comprensión diferente de las preguntas ¿quién es el jefe del hogar? ¿él o ella? Estas preguntas pueden disparar distintas respuestas al haber contradicciones en esa pareja, o generar un discusión. La idea era confrontar los números fríos y las preguntas cuantificables que tradicionalmente hace el censo con la intimidad de las personas, como otra mirada de los habitantes de ese suelo.

—Es como indagar sobre la intimidad sin invitación...

—La intimidad a la que no tenemos acceso se nos abre casi como una puesta en escena para el censista. Es esa mirada un poco voyeurista, te pasa con un vecino, en la playa, en un camping, es como que las personas se relacionan en la intimidad de una manera que uno en el 90 por ciento de los casos no tiene acceso. Y el censo, además, es una situación horizontal que abarca a todos los ciudadanos en el mismo momento. Es algo rarísimo que muchas personas se metan en la casa de todos y eso me parece una situación especial. Además al censista se le otorga una confianza de alguien que está haciendo un trabajo serio para el bien colectivo, entonces se contestan las preguntas, pero al mismo tiempo siempre hay algo que se oculta, está lo que se dice y lo que se oculta, lo que no se dice pero se puede entrever.

—La serie se rodó en 2015. ¿Cómo cambió la sociedad desde ese momento hasta ahora?

—Supongo que si hoy escribiese el guión o lo ampliase no cambiaría lo que ya hice, esos hogares, pero sí ampliaría otras cosas. La serie no es un documental, es una ficción y como tal tiene licencias que no tienen que ver con un reflejo de la realidad, pero si la ampliase pondría más temas relacionados con las luchas que se han venido dando y que tienen visibilidad en la actualidad. Pero tampoco hay que ser tan ambiciosos de pensar, que yo no lo soy, que en ocho capítulos de media hora hay una gran radiografía de la sociedad. No fue realizada con ese espíritu porque es algo que me parece inabarcable. Algo que a mi me hubiese gustado es hacer distintos formatos para Noroeste, para la Patagonia, otro para la selva misionera. Es un formato de ficción que da para abarcar tantas realidades de nuestro país que tiene realidades regionales tan distintas. Esto no deja ser un censo urbano y recortado.

—¿Esa idea quedará para la segunda temporada?

—Después de 2015 las series de ficción federales quedaron muy relegadas. Se produjeron "La redonda", "El hechicero", "Otros mundos", "La hija de Gardel" durante una etapa en la que el Incaa estimulaba, promovía y daba recursos para la producción de series y de otros formatos regionales. Eso ha estado ausente en estos cuatro años, así que se nos hizo difícil hacer la segunda temporada (risas). La producción fuera de los grandes centros audiovisuales, que en este caso es Buenos Aires, es muy difícil. Por eso lo de las series federales que propuso el Incaa en ese momento es para festejar, y la otra es que lo vamos a ver por 5Rtv que es el canal de la provincia.

—¿Qué proyectos tenés?

—Estoy escribiendo un largometraje hace un año y tengo para medio año más. Terminé un largo que está en el Incaa que se llama "Sola en casa" y ahora estoy escribiendo otro largo sobre una adolescente y su paso a la adultez a partir de un hecho particular. También estoy preparando un ciclo para la web de cosas muy cortitas de tres minutos.

—¿Cómo ves el futuro del cine con respecto a las plataformas?

—Son ventanas que se abren. El consumo del cine cambió. Yo iba al cine, mi mamá o mi abuela, pero hoy las personas tienen acceso a lo audiovisual con su celular, con otras pantallas. Eso demanda adaptar la ficción a ese tipo de consumo. Creo que hay que adaptarse. Lo que pasa es que me parece que la realidad va más rápido que la posibilidad de respuesta nuestra, y con nuestra me refiero a la industria, no a mí porque yo soy marginal de la industria. Hoy en la web y los chicos de 20 años hacen un guión y lo filman. Y la televisión abierta perdió público, ese público va a otro lado y uno tiene que ser flexible a eso. Pero sí defiendo la ficción, la construcción de relatos que tengan que ver con nuestra realidad, con nuestra subjetividad, porque traza redes, nos une, nos junta, nos hace conocer. Después, por ejemplo, si eso lo colgamos en la web o va a una pantalla grande, eso se puede negociar. Lo que defiendo es el relato que marca subjetividad y vos te identificás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS